domingo, 29 de marzo de 2015

Me vais a permitir que esta entrada la haga más extensa, pero está visto, que lo peor que puede suceder, es darme una cámara y dejarme a mi libre albedrío por lugares con una carga histórica tan importante como es el caso. Siguiendo con mi diario de ruta deciros, que abandoné a mis amigos de Piedra Abierta, dejándoles inmersos en una de sus disertaciones sobre la mejora de las semillas y puse rumbo a Palencia, creyendo que ya no volvería a ver más de esa maravilla del Románico, pero me equivoqué...

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaMis pies se resistían a dejar aquellas tierras, sus gentes y su cultura. Atravesaba los campos y laderas camino del añorado asfalto y casualmente pasé por el pueblecito de MOARVÉS DE OJEDA y, también por casualidad, mi mirada se desvió hacia una de sus calles y... ¡mirad qué preciosidad me encontré!

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
La Iglesia de San Juan Bautista de Moarvés, es una de las maravillas del Románico, sí, otra más, que gracias a las labores de restauración, se ha podido conservar. Su portada analógica, en lo alto de la fachada sur, es espectacular, tal como veis, con su pantocrator con todo lujo de detalles, a pesar de ser sencillo el resto del conjunto.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

«¡María!, venga, vamos, que a este paso no llegamos a Alicante», escuché decir desde el coche, y era cierto, como siguiera así, parando en todos los puntos donde veía algo que me gustaba, nunca llegaría a mi destino, aunque, de momento, tenía otro más inminente donde hacer una parada técnica, y esa era la ciudad de Palencia.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina


Bajo la mirada protectora de un gigantesco Cristo, el del Otero, el tercero más alto del mundo con treinta metros de altura, nos vimos sumergidos en las calles de una ciudad tranquila y llena de monumentos, como a mí me gusta, así que de nuevo estaba ante un grave dilema, ¿seguía marcha o me documentaba de todo lo que me gustaba?; por supuesto ganó la segunda opción... ¡jajaja!
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina




Para la lente de mi cámara indiscreta, todo era digno de ser fotografiado, tal como veis. Cúpulas, iglesias, edificios del consistorio y un largo etcétera.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
También hubo momentos de grata sorpresa cuando en uno de mis paseos por las calles de esta bonita ciudad, se me ocurrió elevar la mirada a los cielos, y fijaos con lo que me encontré, pues es un colegio, así que imaginaos lo orgullosos que deben estar sus alumnos de poder acudir a un lugar tan bello como este.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
También estaban los monumentos que todos visitaban, como la Iglesia de la Soledad, o la famosa aguadora mirando hacia la Calle Mayor, donde no pude resistirme a hacerme un Selfy con ella.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Pero cuando me empezaron a rugir las tripas, fue señal inequívoca de que había que reponer energías, así que entré en una cafetería que tenía servicio de comedor, en la Calle Mayor, y de nuevo me ví gratamente sorprendida. El comedor, tal como veis, era super original, eso, acompañado de un menú espectacular, reafirmaron en mí, el deseo de volver en otra ocasión por aquellas tierras.


El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Y como no hay un buen comer sin un buen postre, el paseo por sus calles fue un auténtico martirio.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Figuras de bronce se iban alternando a lo largo de mi recorrido, y una que me llamó mucho la atención fue la dedicada a una Castañera, pequeña y aparentemente falta de encanto hasta que me enteré de que había sido realizada por un artista invidente, entonces, la apreciación de todo cambió radicalmente. Fijaos, a pesar de, todas las líneas era sorprendente, ¿cómo se las había ingeniado su autor para hacerla sin ver?
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Estaba visto que en Palencia, lo mejor era dejarse llevar, ya se encargaría ella de sorprenderte en cada esquina.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Y así es como llegue hasta la Plaza de la Inmaculada Concepción, amplia y sencilla, pero no por ello menos importante ya que hacía de antesala a lo que atesoraba, nada menos que a «la bella desconocida», su Catedral.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
¡¡ATENCIÓN A LOS INFORMÁTICOS!!... ¿Dónde se ha visto que una Catedral tenga conexión HDMI en su fachada?. Si no me creeis, mirad esto. ¿A que es idéntica a la «clavija» que se utiliza para dichas conexiones?... ¡jajaja!
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Una vez atravesado su claustro, fechado en el año 1792, nos adentramos en lo que sería el cuerpo principal de la Catedral de San Antolí.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaComo existen cientos de referencias sobre su contenido,  he preferido indicaros el sitio web de la CATEDRAL DE SAN ANTOLÍN DE PALENCIA por si gustáis saber un poco más de ella, os aseguro que vale la pena.

Por mi parte tan solo os indicaré algunos apuntes de lo que me llamó la atención y que se salía un poco fuera de lo normal , tal es el caso de este curioso y gracioso carillón.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Como en toda gran construcción, siempre te encuentras en su interior con algo que desentona del resto, o bien por su forma, o por su función, pues bien, en la Catedral de San Antolí también había algo similar, pero, ¿dónde estaban alojados estos simpáticos muñecos?, pues fijaos, estaban allá, en el quinto pino, como para verlo sin gafas... ¡jajaja!

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Aunque uno de los momentos más especiales fue, cuando llegué ante la Cripta de San Antolín, patrón de Palencia. La emoción de descender por sus escaleras y ver qué me encontraría allá abajo, teniendo en cuenta que en ese espacio, semi oculto, en otros tiempos había sido lugar de enterramiento de mártires de la Inquisición, y, con anterioridad, sepulcro de la edad visigoda,  anterior al siglo I d.C., nada menos.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Y aquí tenéis el vídeo que conseguí grabar descendiendo a la cripta, casi me pego un morrón, pero eso son cosas del directo y los gajes de una reportera intrépida y dicharachera como yo... .... ¡jajaja!


video


El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaLa cripta de San Antolín está dedicada al santo sirio que nació en el siglo IV. Sus reliquias fueron traídas a Palencia por el rey godo Wamba y tras un período de olvido, fueron halladas nuevamente por el rey Sancho III, el cuál, mientras iba de caza del jabalí, cuenta la historia que notó como su brazo se paralizaba cuando iba a matar al animal; en ese mismo lugar, el que aparece en esta foto, se empezó a edificar la cripta y de ahí, hasta lo que conocemos en estos días.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina


El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Y de los infiernos ascendemos a los cielos.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Sí, tenéis toda la razón del mundo, me pirran las bóvedas, y lo malo de ello es que aquí había tantas, que prácticamente me pasé casi todo el recorrido mirando al «cielo» de la Catedral.


El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Quien me viese pensaría que era toda una devota que estaba clamando a los santos por el perdón de mis pecados.

Y entramos en un tema que a muchos no les agrada, el de las reliquias. Existen templos en todo el mundo donde han ido a parar reliquias de mártires, y estos tienen un lugar preferente para su veneración, y, tratándose de una Catedral, no podía ser menos, pero hay relicarios y relicarios y este, era una preciosidad.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina


El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaFijaos, en cada urna hay una reliquia de un santo. Fragmentos de huesos de brazos, piernas, cabello, y un sin fin de trozos de cuerpos humanos de seres de otras épocas, envueltos en oro y atesorados durante cientos de años y siglos, con la única creencia de que en ellos, está la curación a una enfermedad o bien, la salvación absoluta de un alma pecadora.El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaY salí del mundo de los mártires para adentrarme de nuevo en el de los pecadores.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina


El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina


El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

La capilla que viene a continuación, ¿no os suena como si fuese de  algún templo de Florencia o similar?
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina



El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Está visto que en esta Catedral todo tiene que ser a lo grande, como el simple soporte del órgano, toda una obra de marquetería y policroma.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina


El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina¡Al fin! en el exterior. Casi había perdido la noción del día y de la noche ya que en el interior de la Catedral, hasta la temperatura era totalmente diferente a la del exterior.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaDespido a esta «BELLA DESCONOCIDA», inmortalizando el momento junto a una estatua de bronce que me recuerda que estamos en la Semana Santa.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaAsí que, amigos, sintiéndolo mucho, he de retomar el día a día y volver a la «Terrera», pero prometo ofreceros en breve, otra de mis aventuras, aunque en esta ocasión no sé hacia dónde me llevarán mis pasos literarios.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina



Al pie del siguiente enlace, encontrarás los links que te redireccionarán al resto de artículos relacionados con el Circuito Literario de María Serralba.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.