sábado, 29 de septiembre de 2012

On 17:43:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

Oleo de Betirtxe Sasia Uriarte

 
Apoya tu cabeza en mi regazo,
y escucha esta bella sinfonía,
la que brinda a tu entorno cada árbol,
y el suave susurro de la brisa,
que inspira al pintor aventajado.

Cerrando los ojos, vida mía,
siente el latir audaz y acompasado,
de este amor, que trota acalorado,
por los campos y llanuras de tu dicha,
hasta verse junto a ti apaciguado.

Retoza junto a mí, paloma mía,
y envuelve con tu pelo cada trazo,
del pincel certero de este artista
y completa con tu amor, el bello cuadro,
que lo enmarcan mis gemidos y caricias.

Formando con tu piel el bello lienzo,
entre trigos y simientes florecidas,
pulcro y puro del color que tú me brindas,
realizo, nervioso, este bosquejo,
de una bella durmiente adormecida.

Con el uso desmedido del pincel,
iré reflejando en cada brizna,
de paja, flor, retama o campanilla,
el candor de tu cuerpo de mujer
convertido en aurora vespertina.

Este cuadro eres tú, mi dulce bien,
con tus brillos y sombras de chiquilla,
con tu encanto, recatado de mujer,
que deslumbra hasta al mismo amanecer,
e ilumina con su luz, la noche mía.

©María Serralba

viernes, 28 de septiembre de 2012

On 17:44:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Que malo es sentir celos, pero cuando los sentimientos están en juego, el ser humano es capaz de todo.
LOS CELOS Y SUS MIL FORMAS
Como mareas, los sentí como mareas al arribar a mi orilla,
y envolverme entre su espuma, negra, turbia, embravecida,
y cegarme por completo,
y querer en la deriva pasar toda mi existencia sin tu amor, sin tus caricias.

Como puñales, los sentí como puñales desgarrarme todo el pecho,
y borrar de mi memoria, cada minuto y recuerdo,
y susurrarme al oído palabras, pero de acero,
las mismas que te escuchaba cuando perdida en tu lecho,
me mecía cadenciosa con el vaivén de tu cuerpo.

Como tormentas, los sentí como tormentas cubriendo mi bello cielo,
convirtiendo mi Universo en un lugar, frío y yermo,
donde ya no había soles saliendo del horizonte,
ni un sencillo arco iris, pintándolo de colores,
ni estrellas que, relucientes, evocaran nuestras noches.

Como veneno, los sentí como veneno deslizarse en mi garganta,
quemándome hasta los huesos, devorándome hasta el alma,
exprimiendo el corazón de su jugo color grana,
para borrar mis recuerdos de ternura, de pasión, y de esposa enamorada.

©María Serralba

martes, 25 de septiembre de 2012

On 17:52:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Como entra el Otoño, sigamos pues con poesías inspiradas en esta estación, aunque sea en forma de receta de una tarta, "la nogalesa".

**********


 
Entre todos los presentes que me dejara mi madre,
después de la vida misma,
estaba un coleccionable de recetas de comidas,
que pulcramente guardaba entre tarros de cocina.

En sus hojas del color de la amarilla vainilla,
se encontraba esta receta,
que a todos les deleitaba cuando dejaban atrás,
las veraniegas comidas y entraban en el otoño,
y sus guisos, y estofados, y platos de cucharilla.

Si quieren pues sus mercedes, el saber de qué se trata,
tomen lápiz y papel,
que dictaré pauta a pauta esta sencilla receta,
que se hace sin saber, con bastante sencillez, y una ligera presteza.

Tomando de referencia la medida de doscientos,
preparemos todo antes para poderlo agregar, sin demora, al compuesto.
en un bol considerable, verter según voy diciendo,
una a una las mesuras, o bien, quien quiera,
hacerlo sin orden y sin concierto.

¿INGREDIENTES? allá van, anotadlos con esmero:
La harina, bien tamizada,
La azúcar, bien removiendo,
Mantequilla, de la suave y que no tenga salero,
Las nueces, hasta 200, extraerlas de su encierro,
reservando las más lindas para el adorno final,
y moliendo las más chicas para también re-mezclar.
1 sola cucharilla de polvo de levadura
será más que suficiente para subir el compuesto.

¿Y qué hacer con los dos huevos?, muchas se preguntarán.
 Pues sencilla es la respuesta,
separemos antes clara de las dos nutridas yemas,
y batámoslas al punto de la nieve de la sierra.

Las yemas, también al bol, para unirse a esta fiesta.
envolviendo con cariño la clara suave y espesa,
desde abajo hacia arriba, como las olas serenas que arriban hasta la orilla,
y de paso evitar que se convierta en tortilla.

Rebañar un recipiente con un tris de mantequilla,
untando bien sus paredes,
y el fondo, que, aunque no brilla,
puede ser todo un desastre si la masa te la pilla.

 Verter en él el compuesto y adornarlo por encima,
con las porciones de nueces, las más hermosas y lindas,
y de remate final, cubrirlo bien por encima con coñac recién quemado,
una pizquilla de azúcar y unas gotitas de agüilla,
sobre todo en las esquinas, que quede bien rebañado, así, parecerá que brilla.

Después, meterlo en el horno, a 190 grados,
en cuestión de media hora, lo tendremos terminado.
mientras, poner un mantel, de hilo fino y bordado,
con puntos de filtiré, de vainica o macramé,
y un bello juego de té, o café, según el caso.

Desmoldar al enfriarse y posar sobre una blonda,
regia, fina y elegante que le sirva de soporte,
y ahora queda esperar y disfrutar el momento entorno a una tertulia,
donde seguro dirán: ¡Cómo está la nogalesa!, ¿me la puedes explicar?
y a todos sorprenderás todavía aún más,
cuando enseñes la receta escrita como un poema.
©María Serralba

lunes, 24 de septiembre de 2012

On 17:54:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

LA HOJA DE OTOÑO


Una nueva estación está haciendo su entrada y con ella, el paisaje se transforma en tonalidades ocres, amarillas y anaranzajas, igual de bellas que las del Verano, pero con esencia romántica y enfermiza. La poesía que os ofrezco a continuación, habla un poco de ello, pero desde la perspectiva de esta hoja caída de Otoño, espero que os guste.  


 
LA HOJA DE OTOÑO

Hoy sentí el otoño cerca al ver caer a las otras sobre la acera desierta,
y ser barridas a un cesto, sin cariño y sin esmero,
como cualquier hoja seca.

Aferrándome a mi rama, con las uñas y los dientes,
procuré bien sostenerme como en mi más tierna infancia,
y volver a germinar como un pequeño esqueje abultado y sin formar.

Desde allí, aun recuerdo, oler a la Primavera,
rodeada de otras muchas poblando la rama seca,
y verme al fin, convertida en preciosa enredadera y disfrutar del Verano,
 con una larga melena de color verde profundo,
que lucía esplendorosa para aquel que la quisiera.

Un repentino frio, se está metiendo en la tierra,
al lugar donde yo vivo y al tronco que me alimenta.
“El otoño esta tardío” –le oí decir a la vieja,
paseando con su nieto mirando mi enredadera,
y me ofreció sus caricias con sus manos sin certeza,
a las cuales respondí, enredándome yo en ellas.

Hoy sentí cerca el otoño cuando me vi descender,
ofreciendo piruetas al viento del amanecer,
y al toparme contra el suelo, con pavor le pude ver,
el hombre al cual yo admiraba por su monótono hacer,
hoy recogía del suelo, hojas muertas de mi árbol,
el Otoño ha llegado y yo, perezco con él.

©María Serralba

domingo, 23 de septiembre de 2012

On 17:55:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios




En el jardín de mi abuela,
inundado de geranios, de rosas y enredaderas,
y cipreses cimbreando al vientos que les meciera,
se ha infiltrado un clavel, nadie sabe el porqué.

De la noche a la mañana el clavel fue germinando,
con las gotas de rocío que le sobraban al alba,
y las veinte regaderas con que mi abuela regaba su jardín de flores bellas,
todas ella muy lozanas y tratadas con primor, como el clavel reventón.


Poco a poco nuestro amigo, entre ellas floreció,
abriendo sus bellos pétalos a la salida del sol,
para que todos los rayos le avivaran el color,
y cimbreaba su tallo al son de bellas canciones,
que mi abuela iba cantando mientras, con sus dedos torpes,
de hojarascas y hierbajos limpiaba sus nuevos brotes.

Los geranios, cuando vieron que él agradaba a mi abuela,
con odio le maldijeron, y absorbidos por los celos, quisieron,
a espaldas de ella, invocar al frio viento y al granizo traicionero,
que cayese sobre él cuando llegase el invierno.


¡Ay!, necios estos geranios, que creyéndose a salvo de la ventisca glacial,
no pensaron que el clavel, se encontraba colocado en el centro del plantel,
donde ellos convivían, felices, hasta que él,
les eclipsó la belleza con su dulce y bello ser.

Llegaron pues los granizos y el cielo tiño de nubes tan negras como el carbón,
y los geranios cobardes se agruparon entre ellos, dejando solo al clavel,
que recibiera en su tallo el azote de los vientos y pereciera así pues.



Cuando todo se calmó, mi abuela salió al jardín,
comprobando, apenada, que sus geranios y rosas estaban bien anegados,
tan solo la enredadera, se había salvado airosa de la cruda tempestad,
y enganchado a sus ramas, pudo verse al clavel,
que de forma milagrosa sostenía su corola a salvo del cenagal.

Con el tiempo, las tormentas dieron paso a los calores,
del plantel, nada quedó,
aunque mi abuela me dijo que aquel clavel reventón, no paró de florecer,
rodeándose de brotes que cubrieron el terreno donde antaño,
los geranios se agrupaban por colores y se reían de él.



Moraleja:

“Nunca subestimes al ser más débil,
en los momentos difíciles
puede resultar ser el más fuerte”

©María Serralba

miércoles, 19 de septiembre de 2012

On 22:03:00 by MARÍA SERRALBA in , ,    Sin comentarios
Tengo un nuevo evento para la VENTANA CULTURAL que quiero comentaros.


Hace unas semanas recibía una información por mediación de la RED de ESCRITORES de COQUIMBO (REC), y lo primero que me pregunté fue, ¿donde está eso?, pues bien, una rápida incursión por internet me daría la respuesta, CHILE, aunque para entonces, ya había dicho que sí, a participar en un certamen en memoria de Miguel Hernández, con alguno de mis poemas.


Desde hace un tiempo Alfred Asis está llevando a cabo una serie de convocatorias en las cuales, auna poemas procedentes de artistas de todo el mundo con el fin de confeccionar un recopilatorio y difundir la obra por todo el mundo. La temática de dicho trabajo se basa en obras alegóricas al artista que se intenta homenajear, en esta ocasión, se trataba de Miguel Hernández y como me tocaba bastante cerca me dije, ¿porqué no participo yo también? Dicho y hecho, así lo hice. Dos de mis poemas aparecerán en este recopilatorio dedicado al afamado poeta y dramaturgo oriholano, los cuales, en breve los expondré para que podáis leerlos, desde entonces, no he cesado de hacer poesía, incluso, me he inscrito en otro grupo literario de mi propia localidad -Grupo Literario Numen-, y durante este mes, me he presentado a un concurso de poemas, así qué, como dírían algunos, ¡estoy inspirada!



Dicen que las buenas cosas vienen cuando uno piensa en ellas y las fomenta, y es cierto, pero no como a mí, todas a la vez...jajaja, esto, es una verdadera locura, así que os acontejo, amigos, que cuando tengáis que hacer alguna actividad que os guste, mejor, dosificarla antes de empezar, o se convertirá en un aluvión que no os dejará tiempo ni para respirar, como me está sucediendo a mí en estos instantes, aunque me encanta, y como dice el refranero español "sarna con gusto no pica", así qué, os dejo, que he de seguir trabajando.

© María Serralba

sábado, 15 de septiembre de 2012

On 18:07:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios
Hace unos días os informaba de mi bautizo de fuego en el GRUPO ARTÍSTICO Y LITERARIO NUMEN de Alicante y que a su vez, resultó una experiencia inolvidable, pues bien, todavía continuo con ellos y sigo pensando lo mismo, que estos "locos" de la poesía, son capaces de cambiar el mundo si se lo proponen.

Con paciencia y muchas indicaciones, han ido convirtiendo a esta tímida escritora. en una oradora aceptable, no de primera categoría, está claro, pero al menos sí de décima. Ahora, ya no siento el remolino que se producía en la boca de mi estómago, cada vez que pronunciaban mi nombre y tenía que salir a leer mis poemas en público, ahora, incluso les doy la entonación adecuada y siento que empiezan a cobrar vida, pero todavía disto miles de kilómetros de hacerlo como mis compañeros que son, francamente, maravillosos. Objetivo para este año: seguir intentándolo, cueste lo que cueste.


ÁLBUM DE FOTOS DEL CERTAMEN POÉTICO OFRECIDO POR NUMEN
EN LA SEDE UNIVERSITARIA DE ALICANTE

PRESIDENCIA Y PÚBLICO ASISTENTE

POETAS PARTICIPANTES

          









YO Y MIS NERVIOS







NO TODO FUE RECITAR, TAMBIÉN HUBO... MOMENTOS DIVERTIDOS



MOMENTOS MAGISTRALES...

  
Y MOMENTOS DE MAGIA

viernes, 14 de septiembre de 2012

On 18:22:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Este poema está dedicado a una persona muy importante en mi vida, mi hijo, al cual quiero desear lo mejor del mundo en el día de su 21 cumpleaños.

"Felicidades, cariño"

Lo mejor de esta vida no es cumplir uno los años,
lo mejor es celebrar cada instante de tu vida,
rodeado de familia, de amigos, y festejando.

Cuando se acerca el momento de sacar la bella tarta,
delante de cada vela, uno cierra bien los ojos,
y formulando un deseo, espera con confianza que se cumplan sus anhelos.

Lo mejor de esta vida no es cumplir año tras años,
si no hacerlo honradamente, siempre bien acompañado,
de personas que, a tu entorno, le aporten significado.

El cumplir uno los años no se debe de ocultar, sino todo lo contrario,
uno sabe que está vivo, y además, que su legado,
no son arrugas o canas, sino historia trasnochadas que, a otros, han enseñado.

Lo mejor de esta vida, no es cumplir uno los años,
sino más bien, como hacerlo, lo de menos es, recordarlo.

©María Serralba


On 18:00:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Dedicada a mi hijo el día de su 21º anivesario
Una madre es la que entrega, con amor, su bello cuerpo,
para llevar con candor, el fruto de una pasión,
y lo unta de perfumes, y de cremas y atavíos propios de su situación,
para lucirlo orgullosa a pesar del cruel invierno, o bien, del fuerte calor.

Una madre es la que deja que desgarren sus entrañas,
en tal de que no perezcas,
y que la llenen de marcas, y que le cosan el alma, si es preciso,
en tal de ver a su hijo que sale bien de la hazaña.

Una madre es la que enseña un lenguaje sin palabras,
que se basa en el amor,
y te quiere sin dobleces, y te acuna con candor,
cantándote bellas notas que salen del corazón,

Una madre es como un Dios, a la cual se le venera,
y se le tiene respeto,
y a pesar de tus acciones, de tus gestos, y tus ceños,
ella espera tu llegada, siempre, con brazos abiertos.

Una madre es la que espera que le pagues con un beso,
los años que ha dedicado a cuidarte con esmero,
y cuando acudes a ella con temor, por un desvelo,
deja atrás sus mil tareas y te mira al entrecejo,
y acariciando tu pelo, se abraza a ti hasta los huesos,
y hace que tú te sientas la reina del Universo.

Una madre es la que entiende que al hacerse uno mayor,
con familia y sustento que tú mismo te consigas,
ella pasará al recuerdo,
primero está la mujer, el esposo, o los pequeños,
pero ella, esperará paciente, las migajas de aquel beso
que le dabas de pequeño cuando te leía un cuento.

Cuando una madre se va, uno se queda sin fueros,
sin estrellas de cristal donde fijar su visión,
o cuentos que recordar de una infancia de ilusión,
donde todo era amor, esperanza y anhelos,

Cuando una madre se va, uno se queda… sin un suelo que pisar,
ni un Dios a quien llorar implorando su consuelo,
una madre es como un Dios que siempre, ama en silencio.

©María Serralba

jueves, 13 de septiembre de 2012

On 21:49:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Hay momento en la vida en que sobran las palabras, pero yo creo que estas, son siempre precisas, sobre todo en esos momentos donde se sienten sinceras y salen de muy dentro, abriéndote el corazón con llagas al frío y gélido invierno. Este poema lo he hecho en memoria de D. Antonio Carbonell Campos, por el que sentía aprecio al igual que lo siento por su familia, y que ha falleció hoy, 13 de Septiembre de 2012 (D. e P.).


HACE TIEMPO QUE NO LLORO

Hace tiempo que no lloro y hoy lo hice por tu padre,
el hombre tierno y afable que con su dulce mirar,
te contaba mil historias de su huerta y su bancal,
de sus cosechas floridas, de la azada que no iba y que debía arreglar,
o de la lluvia maldita que no quería parar y que todo lo anegaba,
o el sol, que muy generoso resecaba hasta la vid, llenándola de rastrojos.

Hace tiempo que no lloro y hoy lo hice en soledad,
al pasar por el casino y ver que todo está igual,
aunque su banco vacío nadie lo quiere ocupar,
todos piensan que Antonio, pronto se recobrará,
todavía no lo saben, que él, nunca volverá.

Hace tiempo que no lloro y hoy lo hice por tu padre,
al ver que gente del pueblo lo velaba por las calles,
y sonando las campanas de San Pedro, a media tarde,
su familia afligida, le rezó dos padres nuestros y también un Dios te salve.

Hace tiempo que no lloro y hoy lo hice en soledad,
al leer la triste esquela que dejaron en el bar,
y pensé: “que poco queda del que tanto llegó a dar,
a un pueblo que con orgullo, hoy lo quiere acompañar”.

Hace tiempo que no lloro y hoy lo hice por tu padre,
y sentí también tu pena, silenciosa y agonizante,
que ocultabas bajo el rostro del hijo, tierno y amable,
dando cariño a su hermana y consolando a su madre.

Hace tiempo que no lloro y hoy lo hice en soledad,
al pensar en las personas que se marchan de esta vida para no volver jamás.
  
©María Serralba

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein