martes, 14 de junio de 2016

On 20:09:00 by MARIA SERRALBA in , , ,    1 comentario
Os ofrezco un escrito de una buena amiga y alumna de mi taller T.E.C.A. Muchas veces necesitamos expresar nuestros sentimientos más profundos y hay una herramienta que es magnífica para ello, la escritura, en esta ocasión se trata de una hermosa carta de despedida a un gran amor. Os invito a que la leáis.


CARTA DE DESPEDIDA

Entre tu casa y mi casa hay un muro de silencio, me lo has pedido tú, nadie debe saberlo. Yo se que tú me quieres, como se que yo te quiero,  pero el muro cada vez es más alto y ya no puedo subirlo. Tu sabes como nos queremos aunque nadie pueda saberlo.

¡Hay que pena tener nuestro amor en silencio! De noche, cuando me acuesto, me quedo con tu recuerdo. Derrumbaría ese muro que separa nuestro sueño, tormento de mis tormentos, y te cubriría de besos hasta quedar sin aliento.

¿Te acuerdas de aquel pañuelo que perdiste?, aquí lo tengo. Miro tus iniciales grabadas y lo estrujo sobre mi pecho. ¿Te acuerdas? Quizá no, hace ya tanto tiempo... Es mi compañero del alma, siempre lo llevo metido en mi pecho. Yo se que no te puedo ver, el muro cada vez es mas alto y ya no puedo subirlo.

Se nos ha pasado el tiempo, ya somos muy viejos, pero tu corazón y el mío aún siguen latiendo. Con esta carta me despido, que sigas pensando conmigo, que yo te haré un rinconcito allá, en el cielo. Allí no hay muros que nos separen, estaremos siempre juntitos, tú me abrazarás y yo, te diré lo mucho que te quiero. Allí no hay paredes, el cielo es todo nuestro, no tengas prisa en subir, tenemos toda una eternidad para estar tú y yo juntitos. Adiós, mi amor. Adiós, mi cielo. Con estas lágrimas me despido. Hasta luego.

© Relato de Luisa Molina (alumna de T.E.C.A. 2016),
adaptado por María Serralba

domingo, 5 de junio de 2016

On 18:32:00 by MARIA SERRALBA in , , , ,    1 comentario
El Blog de María Serralba - Un año con T.E.C.A.
Todo empezó con una idea unida a una ilusión y a un objetivo, para terminar convirtiéndose en una realidad. Una realidad enriquecedora sobre todo a nivel humano.

Cuando me asignaron para impartir este tipo de talleres, un tanto atípicos dado los tiempos que corren y más, teniendo en cuenta mi peculiar formación y manera de ser, creo que hicieron una apuesta por algo más que un "taller de escritura bonita", como lo calificaron algunas de las personas interesadas que en un principio llegaron a los centros a preguntar.  Las expresiones creatividad y autodidacta no son algo nuevo pero quizá sí aplicado a la escritura.
El Blog de María Serralba - Más de un año con T.E.C.A.

El primer día he de confesaros que fue horroroso. Contaba con un buen material y tenía mi puesta en escena aprendida, pero los nervios seguían presentes cuando empecé a hablar a un nutrido grupo que tenía una ganas locas de acribillarme con preguntas de toda índole, sobre todo una que a todos les tenía en vilo: «María, ¿de qué va exactamente este taller?

Tras ese comienzo hubo días en los que el proyector dijo de no ir, con lo cuál la exposición en Power Point que tenía preparada se fue al garete y tuve que improvisar. En otros fue el ordenador, haciéndome quedar mal al quedarse la pantalla en negro, en resumen, más improvisación. De la noche a la mañana tuve que cambiar la técnica y en lugar de proyector, transmití las clases por cable  HDMI en un mega televisor que hasta el momento lo único que había transmitido eran partidos de fútbol. Como veis un sin vivir constante. Pero todas esas chinitas en el camino lo único que hicieron fue, que me diera cuenta qué de todas ellas podía salir airosa simplemente por una razón, por que mis alumnas siempre estaban allí para apoyarme y animarme. Sus rostros reflejaban las ansias de conocimiento, sea cual fuese este, y yo disfrutaba alimentándoles esa codicia de saber. A la segunda semana mi deseo inicial de querer dar una patada al suelo y desaparecer bajo tierra, se esfumó, empecé a tomar conciencia de que allí podía hacer muchas más cosas que la mera labor docente de enseñarles a ser escritores y a escribir bien, y así lo hice.

El Blog de María Serralba - Más de un año con T.E.C.A.
«La finalidad principal de Proyecto T.E.C.A. es, que todos los participantes den lo mejor de sí y descubran su auténtico potencial».

Ha pasado más de un año desde que escribí esta frase resumiendo mi labor, y os puedo asegurar que la realidad la ha superado con creces. De taller a taller hemos compartido vivencias, hemos celebrado onomásticas y mejorías tras operaciones delicadas. Hemos apoyado a compañeras ante situaciones incómodas en su día a día. Se han escrito cartas de deseos y algunos de estos, con la ayuda desinteresada de todas, se han hecho realidad. Se ha disfrutado de suculentos dulces siempre que ha habido ocasión, obedeciendo las palabras de Santa Teresa que decía así: "...cuando oración, oración, y cuando perdiz, perdiz...", y hemos tenido jornadas de abrazos cuando alguien llegaba con la moral por los suelos. Hemos hablado de Shakespeare, puesto nombre al cuervo de Edgar Aland Poe y analizado textos de Gustavo Adolfo Becquer, pasando por escritores nacionales e internacionales que más de uno ya habíamos leído. Resumiendo, una amalgama de emociones y vivencias que hacen especial lo que a simple vista parecía un taller ordinario.

El año que viene es probable que tenga otra oportunidad para ser testigo de cómo la pluma de T.E.C.A. vuelve a hacer magia entre los que asistan a ella. Estoy feliz de haber contribuido a realizar una gran labor, muy necesaria en una sociedad que cada día se decanta más por el individualismo, y agradezco nuevamente a la Concejalía de Acción Social del Ayto. de Alicante, y muy especialmente a la Animadora Sociocultural de los centros comunitarios y de mayores, Dalia Rosas, haber querido incluir PROYECTO T.E.C.A. como Actividad Cultural Innovadora 2015-2016 entre los numerosos talleres ofrecidos en estos.


El Blog de María Serralba - Más de un año con T.E.C.A.

jueves, 2 de junio de 2016

On 17:51:00 by MARIA SERRALBA in , , ,    1 comentario
¡Hola amigos!, una vez más tengo el gusto de compartir con todos vosotros una anécdota vivida por una de mis alumnas de T.E.C.A., y como moraleja, podría decirse que no hay mejor medicina, que tomarse la vida con humor, tal como lo hicieron los protagonistas de esta historia surrealista. Para que luego digan que no nos hacemos mayores...

UNA SALIDA DE EMERGENCIA

Verdaderamente tengo que reconocer que estamos mayores. Hace un par de meses, después de mucho tiempo sin salir, mi marido y yo decidimos ir una tarde a tomar una picada y luego al cine. Hasta ahí todo fue bien. Nos tomamos una caña con unos calamares muy ricos y luego, una vez en el cine, elegimos una película. Hoy en día los cines no son como los de antes, están llenos de pasillos oscuros y puertas con números gigantes que indican las salas de proyección. Yo sabía que la nuestra era la sala 9, así que empezamos a buscar...

El Blog de María Serralba - Una salida de emergenciaCuando ¡por fin! la encontramos, el número estaba en una pared que hacía chaflán y daba a dos calles así que optamos por doblar la esquina hacia la izquierda pero estaba todo tan oscuro... aunque al final del pasillo vimos una puerta y allá que fuimos los dos; lo que no me di cuenta fue qué doblando a la derecha también había otra puerta. Aquello más bien parecía la boca de un lobo. Abrimos la puerta elegida y entramos, soltamos la puerta tras nosotros, qué por cierto pesaba mucho, y escuchamos el "clic" del pestillo, dándonos cuenta tarde, de que habíamos quedado atrapados en un recinto cerrado del tamaño de una salita pequeña, que la puerta ya no se podía volver a abrir, ni podíamos volver por dónde habíamos entrado, solo se podía ir hacia adelante, así que pasamos por otra puerta, igual de pesada que la anterior y para nuestra sorpresa, esta daba a una especie de balconada y de ahí, directamente a la calle. «Cariño, creo que nos hemos salido del cine», me dijo mi marido con tono pausado, quizá para no añadir más tensión a la que ya sentía al haber sido yo la que eligiera la puerta equivocada.

Desde el segundo piso donde nos encontrábamos, vimos que podíamos bajar por unas escaleras hasta la calle, así que dejé allí arriba a mi marido, encerrado, bajé corriendo las escaleras, di la vuelta entera al edificio, que para colmo de males estaba lloviendo a cántaros y, cuando llegué otra vez a la puerta principal del cine, pasando por palomitas, chuches y demás, cual sería mi sorpresa qué, para colmo de la desgracia, los porteros habían cambiado el turno y había otro chico. Al pobre le tocó aguantar todo mi relato, le enseñé las entradas ticadas para que viera que no era una fresca que pretendía colarse sin pagar, y también le dije que tenía a mi marido encerrado en una salida de emergencia, qué al fin de cuentas, era dónde nos habíamos metido  sin darnos cuenta. El chico, muy amable y conteniéndose la risa, me acompañó al sitio donde yo había dejado a mi marido, le abrimos la puerta y pudimos liberarlo de su encierro. ¡Por fin! pudimos entrar en la sala correcta para ver nuestra película, aunque para aquel entonces ya estaba empezada.

Ahora entenderéis por qué digo que me estoy haciendo mayor, ya que esas cosas antes nunca me hubiesen pasado. Por otra parte esta anécdota sirvió para que al contárselo a mis hijos y nietos, nos estuviéramos riendo un buen rato.

© Relato de Mª Dolores Aracil (alumna de T.E.C.A. 2016),
adaptado por María Serralba
El Blog de María Serralba - Una salida de emergencia

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein