lunes, 23 de marzo de 2015


El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Siempre hay que estar abierto a nuevas experiencias, pero a una urbanista como yo, que se mueve mejor sobre asfalto que sobre hierba, el participar en la jornada que a continuación os comentaré, fue toda una experiencia reveladora. Si queréis saber el motivo, seguid leyendo.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Domingo 8 de marzo. Día soleado, espectacular, aunque anduviera por caminos con nieve a ambos lados de la ladera. Maletero del coche repleto de maletas, manta, libros, quesos, dulces y un cesto de buenos deseos para el futuro, de parte de todos los amigos que había dejado atrás en este circuito, sin embargo, mi viaje todavía no había terminado.

Paloma, mi lazarillo de la Asociación de Mujeres por la Igualdad Tejiendo Cambios y otras personas pertenecientes a «Cesta Verde», un grupo que promueve todos los asuntos de la zona en cuanto a consumo responsable de alimentación ecológica, me arrastraron al que sería mi último acto en este magnífico viaje. «María, aquí lo aprovechamos todo», me decía una de ellas al preguntarle qué era lo que estaba contemplando. Ante mis ojos había un observatorio aprovechando la salida de una mina, ¡genial idea!, y tan solo acabábamos de empezar...

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaPara el que no lo sepa le pongo un poco en antecedentes. San Martí de Perapertú es una pedanía enclavada en uno de los parajes más salvajes y poco conocidos del Valle de Mudá, pues bien, allí precisamente existe el Centro de Turismo Rural, «Piedra Abierta», donde se lleva a cabo todo tipo de actividades relacionadas con y para la preservación del medio ambiente y, precisamente allí era donde iba a tener lugar el INTERCAMBIO DE SEMILLAS.

La foto de rigor con la nieve no podía faltar, aunque tan solo la hicimos unas pocas ya que el resto, había empezado a prepararlo todo para cuando llegasen los demás, mientras, se iban regalando matas de hierbas que yo, quitando el laurel que sí lo reconocí, por lo general suelo desechar de diario, sin embargo, para ellos todo tenía utilidad.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
«Mirad, allí, sobre aquella montaña hay un montón de toros», les dije, pero al instante me rectificaron, que no eran toros, eran bisontes. ¡Vaya sorpresa!, bisontes en España, me dije. Según me informaron, lo de los bisontes fue una iniciativa del alcalde del pueblecito de Cebrián de Mudá, a la vista de que estos bellos animales estaban en peligro de extinguirse, así que desde entonces tienen bisontes polacos pastando en llanuras palentinas y parece que a estos les encanta... ¡jajaja!

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Teníamos casi todo listo, cuando empezó a llegar la gente. Vehículos con las huellas en sus ruedas de fango de las pasadas e intensas nevadas, fueron el testimonio de que aquellas personas luchaban por su supervivencia día a día.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Del interior de estos bajaron perros y más perros, niños y más niños y, jóvenes y mayores, todos, con una expresión en sus caras de completa felicidad, como si fuesen a acudir a una fiesta de cumpleaños, y es que no era para menos, aquel era su día, todo un año esperándolo y gracias a la buena climatología (que habían traído los alicantinos....¡jajaja!), ¡al fin! podrían hacerlo al aire libre.

Era emocionante ver compartir entre ellos saludos, vivencias de las semanas pasadas tras estar algunas aldeas incomunicadas debido a las nieves. Aconsejar al compañero la mejor forma de solucionar su problema del tractor encallado, y un largo etcétera en el que yo, tan solo me limité a escuchar; recordad que yo venía del asfalto y aquello, era naturaleza pura.
El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Con semillas más que suficientes para compartir, se abrió la veda. Todo aquel que tenía semillas las exponía para que otros las viesen, las cogieran y se las metieran en los sobres con sus nombres. Solo se cogía lo que en verdad se iba a cultivar, digamos que era un intercambio consciente, y eso me encantó, ya que a la par que las cogían del compañero, le preguntaban a este, la manera más adecuada de plantarlas o cultivarlas.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Tanto me distraje con el tema que, como veréis, no salgo en ninguna de las fotos, por supuesto, por que soy yo la que las hizo, pero así y todo, también porque no quería perderme detalle. Me lo pasé genial captando tan peculiar instante de la vida de estas personas; ojalá se hiciese esto mismo en otros puntos de nuestra geografía.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diario de ruta palentinaUna tarea obligada, tras intercambiar semillas fue, el anotar en los sobres a quién habían pertenecido y de qué tipo se trataba para que luego, tras la germinación, no hubiese sorpresas, como le sucedió al «rey de las patatas», que en verdad no se llamaba así el buen hombre, pero no recuerdo cuál era, lo que sí recuerdo es, que estuvo haciéndonos una ponencia en toda regla de la mejora de la especie dependiendo de su forma de cultivo, etc., que había traído unas cuantas patatas para compartir de un hueco ecológico que tenía su hermana en Alemania —como vais, la cosa le venía de familia—, y que su hija, en el encuentro del año anterior, se había confundido, y en el sobre le había anotado: «remolacha». Cuando la plantó, con toda la ilusión del mundo, y aquello empezó a crecer, más bien eran lechugas, así que con cara de pena, mi amigo, «el rey de las patatas», nos confesó que se pasó todo el año sin cosecha de remolacha, con lo que le gustaban, desde entonces, a su hija no se le ha vuelto a pasar el poner bien el nombre, por miedo a las represalias de su señor padre... ¡jajaja!

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina
Además del intercambio, tuvimos la oportunidad, ya en el interior, de disfrutar de las instalaciones de este centro, como veis, todas ellas acogedoras y acorde con el entorno. En una de las salas, la destinada a reuniones, fue donde se puso en común todas las vivencias y conocimientos de aquel año.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Cuando se consideró que ya se había compartido casi todo, llegó la hora del almuerzo. La camaradería y el buen ambiente reinó en todo momento, se notaba que aquella forma de vida había creado lazos muy fuertes entre los asistentes, como si se tratase de druidas de otras épocas.

El Blog de María Serralba - Diario de ruta palentina

Por mi parte, me llevé una planta preciosa de Aloe Vera y unas cuantas semillas para compartirlas con personas que tienen terrenos en mi zona; laurel super aromático para cocinar y un montón de información super interesante de esta forma de vida. Sí, tenéis razón, en este lugar todo fue SUPER... ¡jajaja!

Al pie del siguiente enlace, encontrarás los links que te redireccionarán al resto de artículos relacionados con el Circuito Literario de María Serralba.

Circuito Literario por Aguilar de Campoo, Arco y Aroma

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.