viernes, 31 de enero de 2014

On 23:23:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios

A continuación os voy a transcribir una curiosa vivencia que he tenido hace unos días con una lectora de Alicante, Marián Martín García.
Conforme iba leyendo mi novela EL DIOS DEL FARO, me iba transmitiendo todo lo que ésta le provocaba en su interior; es evidente que lo hizo a través de su móvil, así que le perdonaremos el abuso de las "k"....ja, ja, ja.
******
1er. mensaje
Hola María!! aki te mando una fotillo de ayer, ke tuve un rato libre y no pude resistirme leer un poco más... me está gustando tanto ke lo llevo en el bolso desde ke lo empecé a leer este mismo lunes...ya voy por la mitad y loca por terminarlo y conocer toda la historia hasta el final... gracias!

2º mensaje

La verdad ke este el libro, como el anterior, me está encantando.. estoy llegando al final y no kiero.. creo ke se avecina un desenlace algo triste, no se.. me kedan pocas páginas, lástima ke sea tan fino jejeje, bueno, estamos en contacto y a ver si puedo hacerte una visita personalmente
 

Nota aclaratoria: Lo de "fino" lo he recalcado porque he de aclararos una cosa amigos, esta lectora es de las que suele "beberse" los libros en lugar de leérselos, así que ya puede una escribir día y noche hasta completar las 2000 páginas, que a Marían, nuestra lectora compulsiva, siempre le parecerá "fino".

3er. mensaje

Lo que me temía... ke plorera me acabo de pegar!!! gracias!! gracias por hacer nacer en mi esa variedad de sentimientos ke hacen valorar aún más cada día lo ke tenemos y lo ke sentimos... leyendote he experimentado sentimientos dulces, de alegría, felicidad entre otros. llegando a experimentar el de la pena, angustia, compasión y entendimiento de ke, al final de cada cosa .. todo ocurre por algo. Me ha encantado!!! Esperando ansiosa ke te vuelvas a poner manos a la obra. Saludos


4º mensaje

kiero mássssssssssssssss, asi k no dejes de ir a por el siguiente en breve, si no estás ya con él jijijijijiji un besazo!!! gracias de veras tus dos libros me han encantado.

jueves, 30 de enero de 2014

On 22:15:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios
Para que luego digan que los amigos dejan de serlo cuando se marchan lejos... que equivocados están quienes lo dicen. Lo que no deben saber esas personas, es que los verdaderos amigos siempre están con uno, esté donde esté, porque los lleva atesorados en el corazón.

Permitid que os ofrezca algunas de las instantáneas que mis amigos lectores han querido enviarme.
**********

Hola María!! aki te mando una fotillo de ayer, ke tuve un rato libre y no pude resistirme a leer un poco más... me está gustando tanto ke lo llevo en el bolso desde ke lo empecé a leer este mismo lunes...ya voy por la mitad y loca por terminarlo y conocer toda la historia hasta el final... gracias!
MARIÁN MARTÍN es una mujer suuuper dinámica con un gran corazón que siempre
le hace entregarse a ayudar a los demás... me la envía desde Novelda
**********
"Amiga, voy a mitad de la novela y no puedo soltarla!!!!! está genial. Otra manera de ver la homosexualidad!!!, muy bueno. Pasa que tu libro, más allá de tratar dicho tema, habla de una historia de amor y realmente no importa la sexualidad de quienes la forman".
MARIA LALLI, amiga del Facebook, seguidora empedernida de todos mis post y por si fuera poco, afortunada con el regalo sorpresa de un ejemplar dedicado por Navidad ...
me la envía desde Paraná (Argentina)











**********
"María, una vez que empecé a leerlo no podía parar, tanto es así, que me lo leí en dos días y encima, me hiciste llorar"
A Luisa Guillén se la conoce a distancia, es de esas personas que se hace cercana a los dos segundos de estar hablando con ella. Se hizo seguidora de mi trabajo el día que leyó mi primera novela A LA SOMBRA DE TU PIEL y desde entonces, creo que escribo para ella porque es incansablemente persistente y embaucadora...ja, ja, ja, menos mal que con EL DIOS DEL FARO he podido vengarme.
LUISA GUILLÉN, una mujer encantadora, toda alegría, que además está enamorada de mis criaturitas, ¿qué más puedo pedir?... me las envía desde Elche.














**********
Rosario, madre e hija...
me la envían desde Granada

"Maria, sin duda acerté con el regalo de reyes.
Tienes a mi madre y a mi hermana leyéndote a la vez.
Abrazos desde Granada".

Este mensaje bien vale una misa, dirían algunos, pero es que está hecho por Ismael Contreras, nuevo amigo, jovencísimo escritor de narrativa fantástica y además, uno de los componentes de "la tribu nazarí", y cuando digo "tribu", me refiero a la Editorial Nazarí de Granada en la que ambos colaboramos con nuestras obras.

Gracias a las "rosarios" -madre e hija-, por el detalle tan bonito de enviarme una fotografía y por querer dar más luz a este camino de palabras que a veces se torna sinuoso como la vida misma.
**********

HELENA VILELLA, poetisa, encantadora y toda vitalidad, ha querido compartir su escritorio y qué casualidad, algo en él me suena mucho... me la envía desde Elche.

 **********
LAURA ALBERO, una buena amiga y lectora, me prometió una foto tan pronto los Reyes Magos llegaran a su casa, lo que no me dijo es que sería toda la familia con mi novela.
Laura, Anne, Javi, Elena, Juan Enrique y Marta... me la envían desde Banyeres.



 **********
A continuación os ofrezco una hermosas y emotivas palabras de una lectora de Elche, se trata de SUNY GONZÁLEZ. Ella es poetisa, pensadora y además una persona encantadora. Las trascribo tal cual me las envió.

Pensamientos de Suny: Y entre mis preferidos, uno lleno de sentimientos al que tengo particular "AMOR" y que no podéis dejar en una librería o estantería, sin observarlo, acariciarlo ni pensar NO TE OLVIDO... a menos que tu corazón sea de piedra... EL DIOS DEL FARO, de 
Maria Serralba, una de las grandes, sus manos y sus ojos, me lo dijeron y dieron todo.
  

SUNY GONZÁLEZ P. mujer encantadora y además escritora, que en breve nos ofrecerá sus relatos cargados de sensibilidad... me la envía desde Elche.

 **********
ARTURO SORIA, un hombre emprendedor,
me dice que ha puesto a "Emilio" a jugar en la tierra mientras él,
trabajaba el campo con el legón...
me la ha enviado desde Lietor (Albacete)

**********
MARTA SORIA, abogada en proyecto con un don natural
para las nuevas tecnologías... me la envía desde Alicante
**********


JUAN MANUEL PANIAGUA MIGUÉLEZ, buen amigo y de los primeros lectores que he tenido y que me sigue muy de cerca esté donde esté... nos habla desde Valencia...
 
"He adquirido tres ejemplares en librerías Paris-Valencia para regalar estas navidades, pero al final, casi les dejo sin existencias. Vamos a disfrutar de la obra. Enhorabuena".
**********
JULIA ORTEGA, mujer entregada a los demás para que éstos hallen su
equilibrio interior...me la envía desde Jaén
**********
JOSÉ MARÍA MIGUEL SANZ es un amigo del facebook que me "martiriza"
a diario  con sus simpáticos comentarios y reflexiones de todo
lo que pongo
...me la envía desde L´Hospitalet de Llobregat (Barcelona).
**********
PACO CAMEO, es un viejo amigo, excelente fotógrafo y además, uno de mis lectores favoritos... me la envía desde Alicante
**********
JOAQUI, DELIA Y JOAN, tras encontrarnos casualmente en un bar de carretera a mi regreso de la promoción por Andalucía.
 **********
MARIAN CALATAYUD, una persona encantadora y lectora compulsiva, un objetivo ideal para una escritora.


miércoles, 29 de enero de 2014

On 19:40:00 by MARÍA SERRALBA in ,    2 comentarios
Siempre me habréis oído decir, que me encanta viajar, pero debido a que estoy promocionando mis novelas, o inmersa en un nuevo relato, en ocasiones ese hobby lo he tenido que relegar un poco a... "cuando tenga tiempo", pues bien, como los amigos lectores no están solo para leer, sino que también para muchas cosas más, en este caso ha sido María Lalli de Paraná la que ha querido ofrecernos a todos este original tour por su bella tierra, aunque, como podréis comprobar, lo ha hecho acompañada por mi novela EL DIOS DEL FARO.


¿Estamos todos listos? Pues... ¿a qué esperamos? Dejémonos de chácharas e iniciemos ya este emocionante viaje con María Lalli por ...
Para el que no lo sepa, la ciudad de Paraná, donde vive nuestra amiga, se encuentra aquí, en el centro-este del país, sobre el margen izquierdo del río Paraná, cercana a otras ciudades conocidas como Santa Fe.
 
File:Escudo-Municipal-3.jpg
Creación de Santos Domínguez y Benguria
y este es su escudo emblemático ...
<En lo alto, el gorro frigio iluminado por el sol de mayo, símbolo de la República Argentina y debajo de él, la estrella de Entre Ríos y debajo de ella, las manos enlazadas simbolizando la Fraternidad.
Una vista panorámica de la ciudad presidida, por supuesto, por una Maria sonriente y por un faro, como no podía ser de otra manera.



MARÍA LALLI - Paraná (Argentina)



Y mi novela, posando para la posteridad con un precioso anochecer marinero.
Pero ahora, que sea la propia María la que nos explique cada imagen.

Hola María!! engripada y todo fui a hacer las fotos!
La primera, es en la Plaza Alvear, conocida como Plaza San Miguel porque así se llama la Iglesia que se ve detrás, la cual fue construida por los Jesuitas y la parte de atrás de ella es la construcción más antigua de Paraná.
María en la Plaza Alvear
El resto de las fotos fueron tomadas en la Plaza 1° de Mayo, que es la Plaza principal de mi Ciudad, que como toda ciudad  chica, está rodeada por la Iglesia, la Municipalidad y el Correo.

En la siguiente foto, se ve detrás de mí, la Universidad donde estudio y que funciona en el establecimiento de la Escuela Normal, fundada por Domingo Faustino Sarmiento, primer escuela Normal de Argentina formadora de docentes.
A continuación tenéis la Catedral Metropolitana de Paraná Nuestra Señora del Rosario, ubicada frente a la Plaza 1° de Mayo sobre calle Su Santidad Francisco, fue construida en 1883 y es de estilo Ecléctico.
Este es el mástil con la bandera de mi país.
Y por último, os muestro el  monumento al General San Martín, quien nos liberó de la corona española. Está señalando hacia la Cordillera de los Andes (límite natural con Chile) y detrás de éste se puede ver también la Catedral.
Espero que os haya gustado, amigos. Y a ti María, gracias por tu atención al darme la sorpresa con tu libro por Navidad.
Muchos besos!!!

martes, 28 de enero de 2014

On 19:40:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

Hace unos días os hablaba de las intenciones de una buena amiga y lectora, de realizar un reportaje sobre mi trabajo como escritora para una de las publicaciones con las que está colaborando, pues bien, acaba de ser publicado y os lo ofrezco íntegramente tal cual se puede contemplar en la revista.


PORTADA
CARTA DEL EDITOR
ÍNDICE




DESDE ESTE BLOG QUIERO AGRADECER A LA REDACCIÓN DEL MAGAZINE "MIRADOR ALICANTE GOLF" Y MUY EN PARTICULAR A SU EDITOR,  JOSÉ AGUADO, LA ATENCIÓN QUE HAN TENIDO AL QUERER HABLAR SOBRE MI LABOR COMO ESCRITORA Y SOBRE LAS CAUSAS CON LAS QUE COLABORA PROYECTO MARÍA.
 

lunes, 27 de enero de 2014

On 1:01:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
MARÍA SERRALBA... Aceptó el reto y escribió. 
Sabía que permanecer encerrada en aquella habitación de tres al cuarto, no iba a resolver su vida, así que decidió darse una ducha, pero fría, cuanto más fría mejor –pensó-, igual que hacía cuando quería rendir al máximo en su trabajo después de las noches de vorágine a las que su marido le obligaba a participar, sin importarle lo más mínimo si ella, estaba o no de acuerdo.

El asistir a las interminables fiestas que ofrecían algunos de los amigos del círculo social de Luis, y que por lo general se caracterizaban por admitir… de todo, se había convertido desde hacía dos año en la única diversión para su esposo, casualmente, ahora que lo recordaba, fue tras la época en la que ella le insinuó que era buen momento para empezar a formar una familia.

 
—Preciosa. No creo que quieras estropear tu maravilloso cuerpo de Afrodita. Me gusta llevarte conmigo a las fiestas y lucirte como una valiosa posesión mientras veo como mis amigos, babean al poner sus ojos sobre este cuerpo que es solo mío, y sobre este trasero y sobre este pecho... ¡hummm! –Le dijo, mientras con sus manos más que acariciarle, le manoseaba lascivamente las partes mencionadas-. Además, qué dirían de mí si me viesen de repente, presentarme ante ellos con una ballena gorda y sebosa, en lugar de con mi putita maravillosa.
—Pero, cariño, sabes que luego de dar a luz a nuestro hijo me quedaría igual que ahora, hoy en día las madres también van a los gimnasios después de tener a sus hijos y se quedan de maravilla, además, me hacía tanta ilusión.... Algunas de mis conocidas ya han sido madres a mi edad, y para mi padre sería una alegría tremenda tener un nieto; desde hace meses no hace más que preguntarme cuando le vamos a dar un heredero.

—¡Ja, ja, ja! Vaya, ya salió a relucir tu padre y sus gilipolleces de viejo chocho.

La risa a carcajadas de Luis se escuchó en todo el dormitorio y parte del corredor principal, era la primera vez desde que se casaron, que Valeria oía de labios de su esposo un comentario despectivo dirigido a su padre -y no sería la última-, pero a pesar de ello y de no agradarle en absoluto sus palabras, no le rebatió, en su lugar, a través del espejo, siguió con la mirada fija en el movimiento que realizaban sus propias manos mientras cepillaban su largo cabello, relegando a alguna parte de su mente sus verdaderos sentimientos. Su intuición fue la que le alertó de que a partir de ese instante, algo cambiaría en su relación, como un hilo invisible de acero que se interpondría entre ellos y que se enrollaría alrededor de su cuello para, poco a poco, ir estrangulándola.
—Si tu padre te vuelve a preguntar sobre el tema, le dices de mi parte, que cuando se muera, no tiene de qué preocuparse, que su querido e inteligente yerno, al igual que controla a su encantadora hija, también sabe administrar su empresa mil veces mejor que él –le aclaró Luis con altanería-, así que, de momento, yo, seré su único heredero.

"No seas idiota Valeria, no puedes permitir que este tipo te gane esta batalla, no te lo perdonarías, así que olvídalo ya de una puñetera vez y empieza a construir tu propia vida". Repitiéndose a sí misma una y otra vez esa frase a modo de letanía, Valeria intentó armarse de valor y olvidar, a pesar de que en el futuro su buena memoria le jugaría malas pasadas. Cada gesto, cada vejación y cada caricia de su esposo los recordaba como si hubiesen sucedido el día anterior.
Con el ánimo una milésima más restablecido tras escucharse a sí misma, se dispuso a sacar algunas pertenencias de aseo de la arrinconada maleta; el único conjunto de ropa interior que con las prisas le había dado tiempo a introducir en ella era el que utilizaba cuando hacía footing. Sabía que no era precisamente de sus favoritos, aunque sí de los más cómodos ya que carecía de encajes y adornos superfluos. Su diseño, era una de sus características más destacadas y gracias a ella, había obtenido el reconocimiento en el mercado de la lencería internacional al ser la prenda con menos, que realzaba más. Tras las dos minúsculas piezas de tela le siguió una blusa de seda estampada que combinaba perfectamente con sus jeans azul celeste -una de las pocas cosas que podía llamar verdaderamente suya-, y un estuche de pinturas multifunción que solía llevar cuando salía de viaje y que le permitía recomponerse ella misma sin necesidad de acudir al maquillador profesional que le asistía de habitual cada semana en su salón de belleza. Una última ojeada a la pantalla táctil de su móvil, que había dejado sobre la mesilla de noche nada más llegar a aquel lugar el día anterior, le confirmó que no había novedades. Nada, ni notificación de eventos pendientes en su agenda, ni ningún mensaje de voz y lo más extraño de todo, ninguna llamada, cosa que celebró. "¡Menos mal!", pensó, porque de haber tenido que acudir a algún evento, su rostro no habría sido precisamente algo agradable de contemplar. En él se reflejaba con demasiada evidencia su situación y su frustración, no de su alma, que a esas alturas la sentía vacía, sino de  todo su ser que estaba muerto, tan inerte como su ánimo y sus esperanzas.

Introduciendo un pie tras otro en el pequeño cuadrilátero un tanto viscoso que hacía las veces de plato de ducha, corrió la raída cortina de lunares de colores, algunos ya traslúcidos por el desgaste, y se asió firmemente con ambas manos al frasco de champú acercándolo contra su pecho. Aquel gesto decía mucho entre líneas de cómo se sentía. Con un movimiento vigoroso, luego deslizó el gel por todo su cuerpo, intentando más que enjabonarse, darse a sí misma ese calor afectivo que sabía que a partir de ese instante echaría en falta porque, a pesar de que su vida era consideraba pública -cada dos por tres “cazada” in fraganti por algún papalagi para luego, ser vendida la instantánea a precios astronómicos a las revistas del corazón-, estaba completamente sola, bueno, hasta hace poco, ya que antes tenía a Javier, pero ahora, ni eso.


 —¡Dios!, esto no debía estar pasándome  a mí. ¿Qué voy a hacer? ¿A dónde puedo ir? Lo malo es que me conoce mucha gente… -hizo memoria-. Los amigos de mi marido, los de la empresa, los del club de golf... ¡Dios!, esto es como una pesadilla –se repitió, pero es que en verdad, pocas salidas le quedaban a Valeria por no decir, ninguna. La sensación que sentía era como la que seguramente sintiera el ratoncillo indefenso que lo meten en un laberinto mientras desde lo alto, el científico de turno analiza su comportamiento. Quería olvidar y pronto, pero su buena memoria se lo impedía. De nuevo dejó que el flujo incesante de agua, saliendo del grifo en forma de pequeñas gotas de rocío, le recorriera su rostro con el fin de que aquella acción también terminara por borrarle todos los recuerdos del pasado.

Una vez fuera de la ducha, mientras envolvía su larga cabellera con una toalla, Valeria empezó a sentir un leve dolor en las sienes, consecuencia de la agitada actividad a la que estaba siendo sometida su mente. Siempre se formulaba una misma pregunta: ¿quién se haría cargo de ella a partir de ese instante? Su patrimonio familiar le pertenecía por el simple hecho de haber contraído nupcias con Luis, pero hasta el mismo día de la firma ante un notario de confianza de la empresa, ella no fue informada, ni por su padre ni por su futuro esposo, de que existía una cláusula fideicomiso donde se indicaba claramente que todo volvería a su anterior propietario en el instante en que el contrato inicial, es decir, la boda, se diera por anulada por alguna causa derivada de los contrayentes. Una vez se encontraron fuera del edificio de oficinas, Valeria intentó una vez más que alguien le aclarase ese punto, pero los dos hombres que la acompañaban, es decir, su padre, sangre de su sangre, y su futuro esposo, el cuál prometió ese mismo día ante el notario que la protegería con su propia vida, consideraron que ella no era lo suficientemente capaz de entender dichos tecnicismo, así que un “firma aquí y confía en nosotros” fue suficiente para que Valeria se dejara llevar una vez más por la voluntad de otros y no por la suya propia.
—¡Pling! ¡Pling! ¡Pling!

El sonido tintineante del móvil le alertó de que le estaba entrando una llamada. Ajustándose la toalla a modo de turbante en la cabeza, Valeria corrió a cogerlo, pero en el mismo instante que iba a responder, algo le hizo que se detuviera. "Antes de responder, deberías de asegurarte de quién llama" -se dijo. Estaba claro que no quería saber nada de Luis, y mucho menos de Javier, así que esperó unos tonos más hasta que el aparato dio el último toque y se cortó la comunicación, permitiéndole ver por breve espacio de tiempo, el mensaje que había quedado fijo en la pantalla. Sentía cierto recelo hasta que comprobó que se trataba del número de su padre, pero... el de su móvil privado, que extraño, ¿para qué la llamaría a esas horas? ¿A caso le había llamado Luis para contarle lo sucedido entre ellos? Descartando al instante esta suposición ya que de ser así, su esposo también se habría expuesto a que ella le contase a su padre lo de su relación con Javier, empezó a preguntarse que quizá fuese algo relacionado con su corazón, así que pulsó inmediatamente la tecla memorizada con el número de éste y esperó.


—¡Valeria!, hija. ¿Dónde estás?

La voz de su padre sonaba muy alterada -observó Valeria-, además, a penas le había dejado saludarle como siempre hacía dirigiéndole una frase cariñosa.

—¡Papá! ¿Qué sucede? ¿Estás bien? ¿Qué te pasa?

—Sí, sí, pequeña, estoy bien, pero tú estate tranquila, no debes preocuparte por nada, tu padre lo tiene todo bajo control.

—¿Yo?, ¿tranquila?, ¿por qué dices eso?, me estas preocupando. ¿Qué te sucede?
—Cariño, ya te he dicho que no tienes de qué preocuparte. ¿Dónde estás? Dímelo y ahora mismo envió al chofer a recogerte. Deberías venir aquí cuanto antes.

—Pero, padre, ¿se puede saber qué te sucede? Me estás asustando.
—No te asustes hija, preferiría contarte lo sucedido cuando vengas, por cierto, estoy en tu casa. Dime dónde estás y ahora mismo mando a alguien a por ti.

—No, padre, no pienso moverme hasta que me digas qué diablos está pasando. ¿Por qué tanto misterio? ¿Porqué he de estar tranquila? ¿Le ha sucedido algo a Luis?
El silencio que secundó sus palabras, a Valeria le pareció eterno, pero al fin, tras un largo suspiro, su padre se decidió a hablar.

—Mi pequeña, mi niña, se, que lo que voy a decir a continuación te va a doler y mucho, pero... han encontrado a tu amigo Javier en tu casa... muerto.

—¡Cómo dices!, ¿Javier? ¿Mu-muerto en mi casa?

Valería no tuvo más remedio que seguir sosteniendo el móvil pegado al lóbulo de su oído mientras se dejaba caer sobre la raída moqueta de la habitación del motel. La voz de su padre le parecía lejana mientras éste le iba narrando el resto de la escena. Las fuerzas le volvían a fallar pero su mente, de nuevo procesaba toda la información. Tan solo hacía veinticuatro horas que había escuchado a su amigo decirle que estaba muy preocupado por ella. Tan solo hacia veinticuatro horas que había dejado a su amor platónico allí, vivo y semi desnudo en su habitación, en compañía de un hombre que para más inri era su propio esposo y ahora, ¿aparecía muerto?. No, eso no podía ser cierto, seguro que tras tanto llorar, se había quedado profundamente dormida y todo esto se trataba en realidad de una desagradable pesadilla.

Si quieres leer los capítulos anteriores, visita su página:

viernes, 24 de enero de 2014

On 23:29:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Hace tiempo que prometí visitar a mis amigos de las librerías, pues bien, HOY, VIERNES 24 de ENERO, a las 18:00h., iré a Pinoso a saludar a mis amigas de la LIBRERÍA-PAPELERÍA EL DESVAN, de la calle Juan Carlos I, nº 1.
Quien se anime a venir, ya sabe que estará invitado a café, tartas, Mistela y lo que se presente, mientras, hablaremos de todo un poco, nos reiremos y si nos acordamos, os presentaré en petit comitè mi nueva novela EL DIOS DEL FARO con alguna sorpresa más. ¿Qué estás pensando?, ¡ánimo! y apúntate a esta tarde divertida que falta nos hace a todos.

jueves, 23 de enero de 2014

On 0:44:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

¡¡ ATENCIÓN, AMIGOS DE PINOSO Y ALREDEDORES !!

Como las chicas de LIBRERÍA-PAPELERÍA EL DESVÁN estarán muy atareadas preparando los pasteles y el café para la quedada del viernes 24 de Enero a las 18:00h. en la que yo también estaré presente, he pensado que... ¿por qué no les ayudamos a adornar el escaparate de EL DIOS DEL FARO?


Si tenéis por casa algún objeto que tenga relación con temática marinera, ya sean conchas, estrellas de mar, caracolas, faros, etc.... llevadlos a la librería y mis amigas os los pondrán con vuestros nombres en el escaparate mientras dure la promoción del libro, así seréis los "padrinos" de EL DIOS DEL FARO.


Me haré fotos con todos los "padrinos" y compartiremos un café y unos dulces y además, habrá otro tipo de sorpresas, pero no puedo desvelarlas porque entonces, ya no serían sorpresas, ¿no os parece?

¡¡Ánimo !! y participar en este divertido juego, a ver si la sorpresa me la llevo yo al ver lo bonito que os queda el escaparate.

martes, 21 de enero de 2014

On 21:00:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
No, amigos, no se trata de ningún titular sensacionalista, y mucho menos de una película aunque bien podría haber formado parte del guión de una, en realidad me ha sucedido a mí esta misma mañana. Os pongo en situación.
*********
Hora punta, y no he dicho pu..... (dirigido a los pícaros dialécticos)
 
Vestuario: Arregladita pero informal, es decir, pinta de ama de casa, o sea, maruja, sin maquillar y con ganas de terminar pronto de hacer la compra para meterse en la cocina y auto flagelarse con las ollas y los cucharones.
 
Sigo.......????
 
Exteriores: Una ancha avenida con amplias aceras, repletas de cacas de perros, restos de basuras, árboles faltos de agua y transeúntes acelerados que ni se detienen a mírate porque tienen prisa y, entre otras cosas, porque no reconocen bajo este perfecto y logrado camuflaje urbano, a una famosa escritora como yo (perdonad que alimente mi ego).
 
Móvil: Necesidad imperiosa de hacer una transferencia bancaria para poner en marcha un nuevo proyecto y hasta ahí lo que puedo contar.
 
Localizaciones: Entidad bancaria muy reconocida, cuyo color predominante es el rojo cereza, y no doy más pistas para así no hacerles publicidad gratuita.
 
Escena: Ante mí la puerta pesada del banco, de mango metálico y helado, más en invierno, como es el caso, y junto a ella un pequeño e irrisorio timbre en comparación con las proporciones descomunales de la puerta, ¡ah!, y que no se me olvide, pegado debajo de él con cinta adhesiva, un gracioso cartelito que dice: "llame para entrar". Y eso hago, llamo...., espero, llamo..., espero, re-llamo... y nada. "Que extraño, ¿será posible que hayan cerrado tan pronto?" -me pregunto, y me acerco para pegar mi moflete al frío cristal ahumado e intentar observar su interior, pero al momento, un leve zumbido me indica que alguien, quizás una mano negra, ha accionada la palanca de apertura.
 
Liberada de mis dudas, me dispongo a entrar, por cierto, me he olvidado deciros que no iba sola, durante toda la mañana me he hecho acompañar de un objeto casi inmortal, mi carrito de la compra, un utensilio legendario donde los haya, que ya pertenecía a mi difunta madre y que por herencia, pasó a ser de mi propiedad y cuyo tejido que lo recubre -escocés a rayas verdes y rojas-, parece sacado de la serie "Cuéntame", sin embargo, reúne tantos recuerdos que me he negado en redondo a reemplazarlo por los que hay ahora en el mercado y que son tan sofisticados que solo les falta comprar solos.
 
Bueno, volviendo al tema. Mi carrito y yo accedemos a la primera fase del banco, un espacio reducido que encuentras siempre tras el escalón, que como mucho alberga una repisa con cuatro folletos repetidos y poco más. Ahí, te sueles quedar parado como un pasmarote ya que frente a ti, se proyecta hasta el techo un arco de hierro detecta metales o, en su defecto, una urna de cristal.
 
Perdonad si divago un poco, pero mientras os narro esto, me acuerdo perfectamente de mi visita a las pirámides de Egipto, con su estructura en cámaras formando un embudo, a cual más estrecha y diminuta, hasta que llegabas al "santa sanctórum", pues bien, aquí, casi más de lo mismo, aunque el "santa" en realidad sería el señor Cajero. Supero el primer bloqueo y me encuentro ante esa jaula de cristal que os comentaba, con un panel lateral con luces que van alternado del verde al rojo y viceversa. Tras pasar la persona que estaba delante de mí llega mi turno, y allá voy yo con mi carrito. Se abre la puerta corredera y entro. Se cierra la puerta corredera y espero a que se abra la otra que me llevará hasta el "santa", pero... no se abre... no se abre... ¡Oye!, que esto no se abre -grito en mi interior-. "¡Uy!, ¡uy!, aquí pasa algo raro" -me digo y sigo esperando, hay que mantener la calma y ser cívico, lo dice en el manual del ciudadano, o algo parecido.
 
¡¡¡¡ EL SISTEMA HA DETECTADO UN OBJETO METÁLICO NO IDENTIFICADO !!!!
 
"¿Queeeeeeeee?, ¿pero esto que coooo es?". El sonido de una voz robótica se hace escuchar por todo el banco anunciando que "la intrusa", es decir, yo, lleva algo metálico con lo que no puede acceder al interior. Pero... ¿es que están ciegos? Pues claro que llevo un objeto metálico, pero ¿NO IDENTIFICADO? Señores míos, salta a la vista que es un CARRITO DE LA COMPRA de 30 cm. de altura, con estructura de hierro y ruedas de goma y no un arma de fuego, ¡por todos los Santos!
 
Sintiéndome el centro de atención de todas las miradas -ojala fuese porque creen que soy Jennyfer López  en la entrega de los Grammy-, espero paciente a que algún alma caritativa se apiade de mí y me abra la otra puerta, pero mi gozo en un pozo. Me mira el administrativo y acto seguido mira al cajero. Me mira el interventor y acto seguido mira al cajero. Me mira la mujer que va delante de mí y que ya está siendo atendida en la caja y ¡al fin!, me mira el cajero, instante que aprovecho para con señales de brazos, al más genuino estilo TOP GUN puedes aterrizar aquí, indicarle que mi carrito no es un arma peligrosa y que como mucho, puede llenarle de acelgas y lechugas, que es lo que en ese instante llevaba en su interior.
 

 
Pues bien, amigos, aun así, con la evidencia ante sus ojos, me ha dejado unos minutos enjaulada en mi jaula de cristal, valga la redundancia. INCREÍBLE. Menos mal que luego me ha ofrecido sus... ¿disculpas?, para nada, en absoluto, encima la culpa era mía por no haber dejado el carrito en la entrada.
 
-¡Oiga! A parte de que en ningún cartel indica que se dejen los carros en la entrada, ¿quién me garantiza que si lo dejo en la entrada no se lo lleve alguien?
 
La mirada de desprecio dirigida hacia mi carrito por parte del cajero y luego, la sonrisa de sorna hacia mi persona, me ha dejado todo claro, mi carro no estaba a la altura de la clientela que frecuentaba la entidad, aunque, no he de negar que no habría Dios que se lo llevara debido a su apariencia, pero de estar lleno, bien que le habría solucionado el sustento a alguien, aunque fuese por un día. Pero tenéis que estar de acuerdo conmigo que tampoco es para decirlo tan alto ni tan claro; si los carritos hablasen....ja, ja, ja.
 
 

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein