martes, 21 de enero de 2014

On 21:00:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
No, amigos, no se trata de ningún titular sensacionalista, y mucho menos de una película aunque bien podría haber formado parte del guión de una, en realidad me ha sucedido a mí esta misma mañana. Os pongo en situación.
*********
Hora punta, y no he dicho pu..... (dirigido a los pícaros dialécticos)
 
Vestuario: Arregladita pero informal, es decir, pinta de ama de casa, o sea, maruja, sin maquillar y con ganas de terminar pronto de hacer la compra para meterse en la cocina y auto flagelarse con las ollas y los cucharones.
 
Sigo.......????
 
Exteriores: Una ancha avenida con amplias aceras, repletas de cacas de perros, restos de basuras, árboles faltos de agua y transeúntes acelerados que ni se detienen a mírate porque tienen prisa y, entre otras cosas, porque no reconocen bajo este perfecto y logrado camuflaje urbano, a una famosa escritora como yo (perdonad que alimente mi ego).
 
Móvil: Necesidad imperiosa de hacer una transferencia bancaria para poner en marcha un nuevo proyecto y hasta ahí lo que puedo contar.
 
Localizaciones: Entidad bancaria muy reconocida, cuyo color predominante es el rojo cereza, y no doy más pistas para así no hacerles publicidad gratuita.
 
Escena: Ante mí la puerta pesada del banco, de mango metálico y helado, más en invierno, como es el caso, y junto a ella un pequeño e irrisorio timbre en comparación con las proporciones descomunales de la puerta, ¡ah!, y que no se me olvide, pegado debajo de él con cinta adhesiva, un gracioso cartelito que dice: "llame para entrar". Y eso hago, llamo...., espero, llamo..., espero, re-llamo... y nada. "Que extraño, ¿será posible que hayan cerrado tan pronto?" -me pregunto, y me acerco para pegar mi moflete al frío cristal ahumado e intentar observar su interior, pero al momento, un leve zumbido me indica que alguien, quizás una mano negra, ha accionada la palanca de apertura.
 
Liberada de mis dudas, me dispongo a entrar, por cierto, me he olvidado deciros que no iba sola, durante toda la mañana me he hecho acompañar de un objeto casi inmortal, mi carrito de la compra, un utensilio legendario donde los haya, que ya pertenecía a mi difunta madre y que por herencia, pasó a ser de mi propiedad y cuyo tejido que lo recubre -escocés a rayas verdes y rojas-, parece sacado de la serie "Cuéntame", sin embargo, reúne tantos recuerdos que me he negado en redondo a reemplazarlo por los que hay ahora en el mercado y que son tan sofisticados que solo les falta comprar solos.
 
Bueno, volviendo al tema. Mi carrito y yo accedemos a la primera fase del banco, un espacio reducido que encuentras siempre tras el escalón, que como mucho alberga una repisa con cuatro folletos repetidos y poco más. Ahí, te sueles quedar parado como un pasmarote ya que frente a ti, se proyecta hasta el techo un arco de hierro detecta metales o, en su defecto, una urna de cristal.
 
Perdonad si divago un poco, pero mientras os narro esto, me acuerdo perfectamente de mi visita a las pirámides de Egipto, con su estructura en cámaras formando un embudo, a cual más estrecha y diminuta, hasta que llegabas al "santa sanctórum", pues bien, aquí, casi más de lo mismo, aunque el "santa" en realidad sería el señor Cajero. Supero el primer bloqueo y me encuentro ante esa jaula de cristal que os comentaba, con un panel lateral con luces que van alternado del verde al rojo y viceversa. Tras pasar la persona que estaba delante de mí llega mi turno, y allá voy yo con mi carrito. Se abre la puerta corredera y entro. Se cierra la puerta corredera y espero a que se abra la otra que me llevará hasta el "santa", pero... no se abre... no se abre... ¡Oye!, que esto no se abre -grito en mi interior-. "¡Uy!, ¡uy!, aquí pasa algo raro" -me digo y sigo esperando, hay que mantener la calma y ser cívico, lo dice en el manual del ciudadano, o algo parecido.
 
¡¡¡¡ EL SISTEMA HA DETECTADO UN OBJETO METÁLICO NO IDENTIFICADO !!!!
 
"¿Queeeeeeeee?, ¿pero esto que coooo es?". El sonido de una voz robótica se hace escuchar por todo el banco anunciando que "la intrusa", es decir, yo, lleva algo metálico con lo que no puede acceder al interior. Pero... ¿es que están ciegos? Pues claro que llevo un objeto metálico, pero ¿NO IDENTIFICADO? Señores míos, salta a la vista que es un CARRITO DE LA COMPRA de 30 cm. de altura, con estructura de hierro y ruedas de goma y no un arma de fuego, ¡por todos los Santos!
 
Sintiéndome el centro de atención de todas las miradas -ojala fuese porque creen que soy Jennyfer López  en la entrega de los Grammy-, espero paciente a que algún alma caritativa se apiade de mí y me abra la otra puerta, pero mi gozo en un pozo. Me mira el administrativo y acto seguido mira al cajero. Me mira el interventor y acto seguido mira al cajero. Me mira la mujer que va delante de mí y que ya está siendo atendida en la caja y ¡al fin!, me mira el cajero, instante que aprovecho para con señales de brazos, al más genuino estilo TOP GUN puedes aterrizar aquí, indicarle que mi carrito no es un arma peligrosa y que como mucho, puede llenarle de acelgas y lechugas, que es lo que en ese instante llevaba en su interior.
 

 
Pues bien, amigos, aun así, con la evidencia ante sus ojos, me ha dejado unos minutos enjaulada en mi jaula de cristal, valga la redundancia. INCREÍBLE. Menos mal que luego me ha ofrecido sus... ¿disculpas?, para nada, en absoluto, encima la culpa era mía por no haber dejado el carrito en la entrada.
 
-¡Oiga! A parte de que en ningún cartel indica que se dejen los carros en la entrada, ¿quién me garantiza que si lo dejo en la entrada no se lo lleve alguien?
 
La mirada de desprecio dirigida hacia mi carrito por parte del cajero y luego, la sonrisa de sorna hacia mi persona, me ha dejado todo claro, mi carro no estaba a la altura de la clientela que frecuentaba la entidad, aunque, no he de negar que no habría Dios que se lo llevara debido a su apariencia, pero de estar lleno, bien que le habría solucionado el sustento a alguien, aunque fuese por un día. Pero tenéis que estar de acuerdo conmigo que tampoco es para decirlo tan alto ni tan claro; si los carritos hablasen....ja, ja, ja.
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.