miércoles, 23 de octubre de 2013

On 21:49:00 by MARÍA SERRALBA in ,    1 comentario
Muchas veces leemos y escuchamos frases haciendo alusión a España, su legado cultural, sus tradiciones y sus costumbres, pero hay algo que reúne esos tres ingredientes en una sola palabra, me refiero a la famosa "siesta".
¿Quién de vosotros no ha dado alguna que otra cabezadita tras un buen almuerzo?, estuviera dónde estuviera; empezando por mí, quizás casi todos el mundo y es que la SIESTA es ese momento crítico donde notas pesadez en lo párpados y una somnolencia que se va apoderando de todo tu ser inclusive, de tu voluntad, hasta hacer que pases por alto tu forma de comportarte en público y el lugar que te rodea.
Los más privilegiados suelen tenerla programada, es decir, tras la comida siempre siesta en la cama, pero otros, los que estamos siempre de aquí para allá, somos verdaderos víctimas de ella, yo, por ejemplo. he llegado a dar esa "cabezadita" de a penas cinco minutos en los lugares y momento más insospechados con su consabido sobresalto al despertar, y notar, que no estaba sola, que lo que me rodeaba no eran los muebles de mi habitación, y que el sonido que escuchaba de fondo no era música Chill Out procedente de mi equipo de música, sino la monótona voz de alguna enfermera citando al próximo paciente, o el politono del móvil del que tenía sentado junto a mí en el autobus. Se podría decir que la SIESTA es algo que uno se concede como premio por el trabajo realizado durante la jornada, pero otros diríais que me dejase de palabrerías y que dijese la pura realidad, que la SIESTA. es algo que te pide el cuerpo ante lo cual tu no tienes ningún tipo de control.
Pues bien, hoy he sido testigo de lo importante que puede suponer el "momento siesta" para algunos, os cuento.... he ido a ver a una amiga a su casa y al asomarme para comprobar lo bonitas que tenía las flores de su balcón, mirad lo que me he encontrado,  un momento "siesta on the road". Dos albañiles de la vía pública han hecho un receso en su labor y tras un suculento almuerzo de espectaculares bocadillos en forma de flauta, se han dicho: "si total no nos va a ver nadie", así que uno, el más comedido, se ha sentado en la cera y ha apoyado su cabeza entre sus manos mientras que el otro, camuflado con el medio que le rodeaba, ha decidido hacerse un parapeto con dos piezas medianeras que ponen para evitar que el tráfico rodado irrumpa en las zonas de trabajo, y ya veis, este ha sido el resultado.
SIESTA "ON THE ROAD"

1 comentario:

  1. Confieso que me han dado ganas de cerrar los ojos, pero menos mal que no lo he hecho, pues me habría perdido el final acompañado de las fotografías que muestran ese acto tan español y tan de sindicato.

    ResponderEliminar

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.