jueves, 2 de junio de 2016

On 17:51:00 by MARIA SERRALBA in , , ,    1 comentario
¡Hola amigos!, una vez más tengo el gusto de compartir con todos vosotros una anécdota vivida por una de mis alumnas de T.E.C.A., y como moraleja, podría decirse que no hay mejor medicina, que tomarse la vida con humor, tal como lo hicieron los protagonistas de esta historia surrealista. Para que luego digan que no nos hacemos mayores...

UNA SALIDA DE EMERGENCIA

Verdaderamente tengo que reconocer que estamos mayores. Hace un par de meses, después de mucho tiempo sin salir, mi marido y yo decidimos ir una tarde a tomar una picada y luego al cine. Hasta ahí todo fue bien. Nos tomamos una caña con unos calamares muy ricos y luego, una vez en el cine, elegimos una película. Hoy en día los cines no son como los de antes, están llenos de pasillos oscuros y puertas con números gigantes que indican las salas de proyección. Yo sabía que la nuestra era la sala 9, así que empezamos a buscar...

El Blog de María Serralba - Una salida de emergenciaCuando ¡por fin! la encontramos, el número estaba en una pared que hacía chaflán y daba a dos calles así que optamos por doblar la esquina hacia la izquierda pero estaba todo tan oscuro... aunque al final del pasillo vimos una puerta y allá que fuimos los dos; lo que no me di cuenta fue qué doblando a la derecha también había otra puerta. Aquello más bien parecía la boca de un lobo. Abrimos la puerta elegida y entramos, soltamos la puerta tras nosotros, qué por cierto pesaba mucho, y escuchamos el "clic" del pestillo, dándonos cuenta tarde, de que habíamos quedado atrapados en un recinto cerrado del tamaño de una salita pequeña, que la puerta ya no se podía volver a abrir, ni podíamos volver por dónde habíamos entrado, solo se podía ir hacia adelante, así que pasamos por otra puerta, igual de pesada que la anterior y para nuestra sorpresa, esta daba a una especie de balconada y de ahí, directamente a la calle. «Cariño, creo que nos hemos salido del cine», me dijo mi marido con tono pausado, quizá para no añadir más tensión a la que ya sentía al haber sido yo la que eligiera la puerta equivocada.

Desde el segundo piso donde nos encontrábamos, vimos que podíamos bajar por unas escaleras hasta la calle, así que dejé allí arriba a mi marido, encerrado, bajé corriendo las escaleras, di la vuelta entera al edificio, que para colmo de males estaba lloviendo a cántaros y, cuando llegué otra vez a la puerta principal del cine, pasando por palomitas, chuches y demás, cual sería mi sorpresa qué, para colmo de la desgracia, los porteros habían cambiado el turno y había otro chico. Al pobre le tocó aguantar todo mi relato, le enseñé las entradas ticadas para que viera que no era una fresca que pretendía colarse sin pagar, y también le dije que tenía a mi marido encerrado en una salida de emergencia, qué al fin de cuentas, era dónde nos habíamos metido  sin darnos cuenta. El chico, muy amable y conteniéndose la risa, me acompañó al sitio donde yo había dejado a mi marido, le abrimos la puerta y pudimos liberarlo de su encierro. ¡Por fin! pudimos entrar en la sala correcta para ver nuestra película, aunque para aquel entonces ya estaba empezada.

Ahora entenderéis por qué digo que me estoy haciendo mayor, ya que esas cosas antes nunca me hubiesen pasado. Por otra parte esta anécdota sirvió para que al contárselo a mis hijos y nietos, nos estuviéramos riendo un buen rato.

© Relato de Mª Dolores Aracil (alumna de T.E.C.A. 2016),
adaptado por María Serralba
El Blog de María Serralba - Una salida de emergencia

1 comentario:

  1. que bonito que trabajo os lo ha veis currado a base de bien maría eres genial como profesora y como persona mucho mas, al año que viene a ver si tenemos la suerte de tenerte felicidades ala persona que ha escrito esto y por supuesto a ti maría gracias

    ResponderEliminar

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein