domingo, 9 de abril de 2017

On 12:16:00 by MARIA SERRALBA in , ,    Sin comentarios
Si eres una de esas personas que sigue las tradiciones a pie juntillas sabrás, que pasados 40 días de los festejos de Carnaval, llega la Semana Santa y con ella, el tiempo de Cuaresma (desde el Miércoles de Ceniza al Jueves Santo), de ahí la frase de: "Pasado el tiempo de don Carnal, llega doña Cuaresma". La riqueza culinaria de España no tiene límites, es por ello, que en las fechas señaladas por la Iglesia Católica y otras religiones como "tiempo de vigilia", es decir, en las que no está permitido comer carne, los cocinillas han de ingeniárselas como sea para satisfacer los estómagos hambrientos y exigentes de sus clientes, y el remedio más socorrido a fin de respetar y perpetuar la tradición les ha forzado a crear un plato natural, económico, sencillo, nutritivo y exquisito, al que denominaron "Potaje de Vigilia", pero... repasemos un poco de dónde procede dicha tradición.

El Blog de María Serralba - Doña Cuaresma y su potaje de Vigilia
Cuando en el siglo II la Iglesia Católica empieza a celebrar el misterio pascual de Cristo, ve conveniente una preparación previa de oración y ayuno. En la Traditio Apostólica (documento del siglo II), se indica que además de ayuno se incluya una noche en vela. En el s. III, la Iglesia de Alejandría considera una semana completa de ayuno. Será en el siglo IV cuando la estructura cuaresmal sea tal y como la conocemos hoy en día, es decir, de 40 días, aunque en Roma, por ser quienes eran, tan solo se hacía tres semanas y de ellas, se excluían los domingos que eran días de festejos y, por consiguiente, de banquetes donde se ofrecían copiosas comidas, quizá para compensar tanto tiempo de ayuno.

La mencionada prohibición de comer productos cárnicos y derivados se remonta a siglos, y es un tipo de penitencia que se hace a fin de reforzar la fe. Los 40 días a los que hace referencia la Biblia son simbólicos, como mucha de la numerología que aparece en ella, de hecho, dicho número aparece en más de cien ocasiones, a continuación os cito algunos de estos episodios:
  • Los 40 días de Jesús en el desierto.
  • Los 40 días y 40 noches que duró el diluvio universal. (Génesis 7, 12)
  • Los 40 años de la marcha de Moises por el desierto con el pueblo de Israel en busca de la tierra prometida.
  • Los 40 días de oración de Moises en el Monte Sinaí antes de recibir las Tablas de la Ley.
  • Los 400 de estancia del pueblo judío en Egipto.
  • Los 40 años de edad de Isaac cuando se casó con Rebeca. (Génesis 25, 20)
  • Los 40 años de edad de Esaú cuando se casó con Judit. (Génesis 26, 34)
  • Los 40 días que los 12 espías de Israel exploraron la tierra de Canaán.
  • El límite de 40 azotes a los que cometían algún exceso.
  • Los 40 días en los que Goliat desafió a los israelitas, hasta ser vencido por David.
  • Jesús fue presentado en el templo a los 40 días de nacer, tal como mandaba la ley.
Pues bien, volvamos a los fogones, pongámonos el delantal y ¡a cocinar!

RECETA DEL POTAJE DE VIGILIA
(4 personas)
INGREDIENTES:
El Blog de María Serralba - Doña Cuaresma y su potaje de Vigilia
Foto: María Serralba
300 gr. Garbanzos (secos o 2 botes hervidos)
500 gr. Espinacas ó acelgas (frescas o 2 botes cocidas)
300 gr. Bacalao desalado de molla
2 cebollas medianas
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
4 huevos (1 por comensal)
1 cucharada sopera de Pimentón (1/2 dulce y 1/2 picante)
1 cucharada sopera de harina
100 ml. Aceite de oliva virgen extra
Sal
Bicarbonato

PREPARACIÓN PREVIA:
Garbanzos secos: colocarlos en remojo con agua templada, un puñado de sal y una cucharadita de bicarbonato para que se ablanden y aumenten de volumen (sobre unas 12 horas). Escurrir pasado ese tiempo y revisar que no contenga ninguna piedra, que a veces las hay. Reservar para el momento de la elaboración.

Garbanzos cocidos: Usar en caso de tener prisa. Ya están hervidos y con dos botes grandes será suficiente. Acordaros de enjuagarlos bien bajo el grifo para eliminar cualquier resto de gelatina de conservación. Escurrir y acordarse de añadirlos casi al final del tiempo de cocción para que cojan sabor, pero ojo con el tiempo, que no se deshagan.

El Blog de María Serralba - Doña Cuaresma y su potaje de Vigilia¡COMENZAMOS!

Cocción de los garbanzos:
En una cazuela con agua hirviendo, poner los garbanzos, una cebolla cortada en cruz (para que bendiga el potaje), 2 dientes de ajo y la hoja de laurel, añadir un puñado de sal. Cocer 90 minutos a fuego lento.

Sofrito:
En aceite caliente sofreír un ajo y una cebolla muy picados y cuando doren, verter el pimentón y la harina y mezclar para que espese. Añadir un puñadito de sal. Retirar del fuego.

Para hacer las bolitas:
- 2 huevos
- 75 grs. Pan rallado
- 1 cucharada de perejil muy picado
- 1 diente de ajo muy picado
- Pizca de sal

En una sartén poner aceite a calentar, mientras, en un bol, batimos los huevos, añadimos el ajo, el perejil y la sal, y espesamos con el pan rallado hasta poder formar bolitas del tamaño de una pelota de golf, una por comensal (también puedes usar pan rallado especiado con ajo y perejil). Freír en la sartén y reservar hasta que tengamos el resto de ingredientes dentro de la cazuela.

Elaboración:
En la cazuela donde están los garbanzos, añadimos las espinacas lavadas y escurridas, el sofrito y el bacalao desmigado. Añadimos las bolitas fritas y dejamos cocer de 15 a 20 minutos. Antes de servir, rompemos 4 huevos y dejamos que las claras y las yemas se cuajen antes de servir.

Emplatar las raciones del guiso decorándolas con el huevo y las bolitas.

Ya me contaréis qué tal os ha salido.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.