miércoles, 18 de marzo de 2015


El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
Tal como reza en el título de esta entrada, «tener no es suficiente, hay que saberlo conservar», y de ello me he dado cuenta en este viaje, que estas gentes saben conservar su patrimonio, su cultura y su gastronomía.


Dejando tras de mí la impresionante panorámica del embalse de Aguilar de Campoo, que para su construcción hubo que inundar cuatro pueblos: Cenera de Zalima, Villanueva del Río, Frontada y Quitanilla de la Berzosa, inicié mi vista a SANTA MARÍA LA REAL pero lo hice, por «la puerta de atrás».

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
Amalia, mi persistente guía, me introdujo de ese modo en el otro mundo que suele acompañar a los lugares donde se centra la religiosidad, y donde reposan sus baqueteados cuerpos, los orantes y penitentes, aquel lugar era la POSADA, ocupando las dependencias del antiguo monasterio premostratense, con su patio delantero de pequeños cantos rodados formando dibujos y, ante ella, presidiendo todo el lugar, el característico campanario que abunda en esta zona, la espadaña del monasterio.


El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

Para aquellos que no lo sepan, los premostratenses son una orden que tiene su surgimiento en la misma época que la del Cister, e influenciados por la corriente espiritual austera de la Iglesia de Occidente, aunque difieren de estos ya que son canónigos con más función pastoral que claustral, limitando sus acciones a recaudar y gestionar las cuantiosas rentas de sus dominios, en aquel entonces.

Tan pronto ponemos los pies en el interior de la POSADA, la sonrisa amable de Lourdes Jerez, la encargada de la recepción, nos abrió las puertas a un espacio cuidado hasta el más mínimo de los detalles y, sobre todo, donde se respiraba paz y tranquilidad.
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina







El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina



El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina





El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
Los simpáticos cuadros que aparecían junto a los marcos de algunas de las puertas, te daban claros indicios de lo que podías encontrar en su interior, como era el caso de los aliviaderos de novicios y novicias, o más conocidos por nosotros como los WC. Pero esta simpática referencia a los orígenes del lugar no solo lo encontrabas en ellos, sino que también aparecían en las puertas de las habitaciones, todas ellas renombradas con los cargos y nombres de los monjes que las ocupaban en tu época, quitando la de la suit, que, por supuesto indicaba que pertenecía a algún Abad.


El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
Y de su parte trasera llegamos a la entrada principal, con un velero en forma de cruz y una verja que franquea el recinto, aunque este es de libre acceso, así como el deambular por sus jardines constantemente regados por un agua esmeralda cristalina procedente de alguno de los deshielos de montañas vecinas.
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentinaJunto a la FUNDACIÓN SANTA MARÍA LA REAL, donde se preserva el estudio y conservación del arte Románico en todas sus vertientes, se encuentra la entrada al acceso de la misma.



El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina



Arcos, escudos nobiliarios, capiteles y un largo etcétera te transportan a otros tiempos.



El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
Tras pasar junto a tumbas de caballeros, decoradas con los blasones de sus distintivos familiares, nos hayamos ante el claustro de estilo cisterciense del s.XII, con bellos capiteles rematando sus columnas.


El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina


El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
Y entre todo ello algo muy significativo para mí, las marcas de cantero y los símbolos que aparecen en mi novela de «El legado de Flavia Julia», lo cual me hace tener otro momento de dèjá vu.

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

















El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
Lugares donde se han localizado las marcas.
Información realizada por Grosasm

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
Marcas de cantero localizadas en el interior
Información realizada por Grosasm




El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
Y volvemos al enunciado donde os decía que, «tener no es suficiente, hay que saberlo conservar», pues bien, prueba de ello es el ROM, un museo del romántico que nos ofrece, en pequeñas y precisas reproducciones, cómo era la forma de vida de aquellos tiempos y cómo se construían sus iglesias.
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina


El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina


El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina



El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina



El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina




El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina


Un matiz que no os he dicho es,  que estas preciosas obras de marquetería tienen una de sus zonas desmontables, tal como figura en la foto, de forma que al quitarlas, puedes observar cómo son en su interior.
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina


Sepulcros de personajes anónimos, al menos para mí,  le conferían a aquel lugar algo especial. Los detalles de los mismos, tallados en piedra a ambos laterales, te hacían pensar en lo importantes que eran en aquellos tiempos y todo lo que les envolvió. Pleitos por disputas de posesiones, catástrofes monacales y enfermedades como la Peste Negra, o la Guerra Civil como la de Pedro I y sus hermanos Tratámaras.

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina


El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina
El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina



El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentinaEl Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina



El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina

Con fin de la visita te encuentras ante esta sala donde se suele ofrecer exposiciones y proyecciones tematizadas en el interior del claustro. Como habréis podido comprobar, todo está cuidado y se mantiene por y para enriquecimiento de la cultura de nuevas generaciones.

El Blog de María Serralba - Diaro de ruta palentina


Al pie del siguiente enlace, encontrarás los links que te redireccionarán al resto de artículos relacionados con el Circuito Literario de María Serralba.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.