martes, 29 de abril de 2014

On 18:35:00 by MARIA SERRALBA in ,    Sin comentarios
SAM_3670
Desde el mismo instante que uno toma contacto con la naturaleza, es como si entrase en otro mundo, así fue como me sentí en este precioso bosque de chopos, y por supuesto, no pude resistirme a grabar en mi mente su sonido mientras el viento azotaba las ramas de los árboles.






Un segundo con los ojos cerrados y respirando su perfume y otro, abiertos e inundando las retinas de este verde luminoso, era todo lo que necesitaba para recargar las energías que había perdido durante mi recorrido por tierras andaluzas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.