lunes, 10 de marzo de 2014

On 15:52:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Entre todo lo ofrecido en este evento, hay algo que me ha llamado poderosamente la atención. Los árboles de los deseos que han estado presentes en todo momento haciendo las delicias de mayores y pequeños al poder colgar en sus ramas esos pensamientos íntimos que todos tenemos y que lanzamos al viento para verlos convertidos en realidad.
 
"Quiero que me traigan una Scooter", decía en uno. "Quiero que venga Triana", se veía en otro. "Si hay salud y trabajo, todo lo demás es soportable", uno de los más profundos. En otros, estaba claro por la letra -irregular y con faltas de ortografía-, que pertenecía a algún niño. Sus peticiones eran de lo más graciosas ya que pedían una muñeca que fuese una princesa o un juego para la video consola como si aquel árbol fuese un page real. Sin embargo alguno me ha impactado por su mensaje conciso y sin tapujos como el que decía: "Fuera ETA y que no haya más violencia de género en el Mundo".
 
 
También he podido leer algunos tiernos y conmovedores que pertenecían a un niño que pedía: "Que mi hermanito Adrián nazca bien". Yo, por mi parte, también he dejado mis deseos en el árbol, uno, para que esa localidad siguiese transmitiendo tan buenas acciones como ha hecho hasta ahora, y el otro, para que pudiese seguir ofreciendo más historias a mis lectores. Ahora solo falta esperar que el tiempo confirme que han sido leídos todos nuestros deseos y que se conviertan en una realidad.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.