domingo, 2 de febrero de 2014

On 20:13:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Quizás os parezca una tontería, pero para una persona como yo que tiene la misma memoria de un mosquito, el poseer una agenda en condiciones es sumamente importante, y cuando digo "en condiciones" me refiero, no solo al hecho de que sea bonita, con un diseño actual y demás, sino que tenga las suficientes páginas para poder escribir todo lo que suelo poner en ellas.
 
Ni rabos de pasas ni nada, donde esté una buena agenda que se quite todo lo demás, bueno, y por supuesto, una laaaaaguísima lista de amigos que siempre están dispuestos a recordarte alguna cosas importantes de la vida, entre ellas, que te siguen queriendo como amiga a pesar de... no acordarte nunca de llamarles...ja, ja, ja.
 
Recuerdo que cuando tuve mi primera agenda -más que agenda debería decir libreta-, sentí una gran emoción. Día a día empecé a emplearla como si fuese un diario de a bordo, de esos que utilizan los capitanes de los buques mercantes para registrar todo lo que sucede durante la travesía, así que me duró lo que tardé en abrirla, es decir, casi nada, y lo achaqué a que todavía no tenía claro los conceptos diferenciadores entre diario y agenda.
 


Con la segunda, la cosa empezó a cambiar. El estilo profesional, serio y comedido de la marca FINOCAM, me ofrecía esa visión de mí misma de ser una chica ocupada que tiene infinidad de citas y que siempre llega puntual a todas ellas. Es posible que las agendas tengan mucho que ver con el entorno social donde te desenvuelves, ya que por aquel entonces yo era eso, una chica ejecutiva y siempre muy ocupada. 
 
"¡Al fin! alguien se acordará en mi lugar, de felicitar a mis amigos en sus onomásticas" -pensé, pero de nuevo me equivoqué de parte a parte, porque estaba claro que si antes, no era yo la que se preocupaba de anotarlo en la agenda, difícilmente se acordaría la agenda de recordármelo llegada la fecha, ¿verdad?, aun así no cesé en mi empeño y empecé a emplearla como una compañera de camino, como alguien que está siempre ahí, para echarte una mano aunque al mismo tiempo te deja la libertad suficiente como para que tú actúes a tu libre albedrío, y así, poco a poco, la relación entre "mi agenda" y yo fue haciéndose más y más estrecha, pero al poco de utilizarla empezaron los problemas, volvía a mí el fantasma de las "redacciones" y sentí una gran angustia al ver que en ella no podía registrar todo lo que me venía en gana. Sus recambios eran estrechos -tamaño A-5-, y ni eligiendo el calendario día vista, que me había dado cuenta que me permitía escribir un poco más que en los de semana vista, conseguí quedar satisfecha. Para colmo el engorro de tener que cambiar el recambio mucho antes de que el año finalizara se convirtió en un auténtico inconveniente que unido al de las pequeñas anillas, no me solucionó en nada mi gran problema.
 
Con la siguiente, de la firma UNIPAPEL el mod. Unifántasy, una vez aprendida la lección, o eso creí, fui más escueta y procuré omitir las redacciones extensas y adicionales tras cada anotación, además, había optado por un cambio radical de formato, es decir, nunca más elegiría una agenda convencional, así que me decanté por un blog de anillas, pero eso sí, de un grosor considerable, y esperé a ver los resultados y estos no tardaron en llegar. El acaparar varias actividades en mi vida social provocó un desbordamiento tal en mi bloc, que me demostró que las anillas elegidas no eran lo suficientemente gruesas como para soportar tanta hoja. Las tapas de cartón duro no daban para tanto, así que me dije a mí misma que tenía que encontrar una nueva solución a mi deformación profesional de escribir en exceso fuese cual fuese el motivo.
 
Con mi nueva adquisición, un bloc que ni sé lo que le costaría a quién me la regaló, imperó más la moda que la efectividad. Mi nueva agenda-bloc, era de la firma MIQUELRIUS con diseño de AGATHA RUIZ DE LA PRADA, una verdadera monada para las que gusten llevar este tipo de "pijadas" en su bolso y además,  lo que sí sé es que me gustaba mucho aunque, a escondidas, el primer día no pude evitar quitarle la gruesa espiral que unía sus coloridas secciones y fusionar las hojas de mi anterior agenda -similar en diseño- con esta, así que me quedó un mega bloc al más puro estilo "transformer" que ni os cuento, pero al menos no tuve que reescribir todas mis anteriores anotaciones, ni volver a pegar las tarjetas, que... ¿a qué tarjetas me refiero?, pues a todas aquellas que durante el año iba recopilando de contactos, amigos, restaurantes, etc... ¿entendéis ahora el por qué necesitaba un formato de agenda muy especial? Pues bien, una vez superado el primer obstáculo empecé a utilizarla y parece que todo iba sobre ruedas hasta que... 
 
... llegaron las fiestas navideñas y con ellas, el deseo de todo el mundo de regalar a los demás, pues bien, por aquellas fechas recién había sacado al mercado mi primera novela, A LA SOMBRA DE TU PIEL, así que una buena amiga tuvo la genial idea de regalarme una libreta para que la utilizase de agenda y en ella, llevara todas esas anotaciones que se supone debe llevar un escritor cuando empieza como tal. "¡Dios!, esto es un infierno".
 
Por no hacerle menosprecio a mi amiga de su genial regalo, hice de tripas corazón y empecé a utilizar la nueva agenda, una preciosidad tanto por fuera como por dentro. La firma PUNCH STUDIO ponía a mi alcance, un mundo de diseño y fantasía inigualable. La cuidada presentación de esta firma de California me había llegado al corazón, así que más entusiasmada que nunca al tener que plasmar en ella mi nuevo hobby de escritora, empecé a completarla con fechas de presentaciones, entrevistas con los medios de comunicación y un largo etcétera de actos.

Hoy, tras un largo año de convivencia, he de despedirme de mi agenda de "la mariposa" y la afortunada en reemplazarla es también de origen estadounidense, concretamente de la firma CROSS. Sus 248 páginas la convierten en una libreta de un grosor ideal. Robusta y resistente al tener tapas de piel, y útil, al poseer en su parte trasera un compartimento destinado a tarjetas, creo que puede ser una buena elección. Para más inri, me han obsequiado con un bolígrafo de acero diseño de la misma firma; ¿será porque saben que soy escritora?...ja, ja, ja.

Pero ahora permitidme que os presente a mi nueva amiga.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.