martes, 31 de diciembre de 2013

On 20:13:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios





MARÍA SERRALBA- Eligió esta imagen y le dio vida...

Nadie la había visto entrar, tan solo, los rayos del sol filtrándose entre los tejidos suaves de las ventanas. Se sentía divina. Había pasado toda la noche con un perfecto desconocido, pero sabía que él ya no la olvidaría y que ella, era de su propiedad, si embargo, el que aguadaba en su alcoba ya se lo había advertido en otras ocasiones, siempre sería suya y de nadie más, hiciese lo que hiciese. ¿Cuánto tiempo tardaría en abandonarlo?, ¿porqué seguía atada a ese juego? Su carta truncada fue el decir un "sí quiero" sin amor. Final de la partida. La banca, siempre gana.

JESÚS CORONADO- Aceptó el reto y siguió la trama...

Miró a través del ventanal camino de la habitación. Se detuvo un momento. La puesta de Sol era una visión que siempre le traía recuerdos felices. Aunque por un momento fue consciente que hacía mucho tiempo que no guardaba ninguno. "Pero eso iba a cambiar", se dijo mientras sopesaba y disfrutaba del frío metal que portaba en su mano izquierda. Aquel bestia ya estaría inconsciente sobre la cama. Un poco de gasa en el vestido y la promesa del néctar prohibido habían sido suficiente para que bebiera sin rechistar. Y aunque podría haberse librado de aquel desecho de otra manera, no pudo resistir ver que se sentía mientras la vida de un ser despreciable escapaba por una garganta sesgada.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.