lunes, 22 de abril de 2013

On 23:15:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios

 <La medida del amor, es amar sin medida>
(San Agustín)

La idea de escribir el DIARIO DE SHALJIMA como tal, surgió hace unos años de mi necesidad de exteriorizar una serie de acontecimientos que se habían ido sucediendo en mi vida, y que un día me llevaron a coger  una pluma y ponerme a escribir, una tras otra, historias ajenas repletas de diálogos atiborrados de sentimientos, contradicciones y anhelos, con tal claridad y realismo, que parecían propias. Pero... creo que lo mejor será que empiece desde el principio, desde el mismo instante en que este nombre, SHALJIMA, se coló en mi mente cual luciérnaga, y me desveló el significado profundo de dicha palabra.

SAL GEMA - HALITA
en estado puro, como yo
SHALJIMA, lo obtuve de la fusión de dos conceptos. De las entrañas mismas de Gea, la Madre Tierra, tal como lo hizo en el momento primigénio de la Creación, la Halita o Sal Gema resurge y desde ese mismo instante, ofrecer vida a otros seres; nunca hubiese imaginado que un mineral tan simple en su composición como es la sal gema, fuese tan parecido a mi persona.

Compuesta en su gran mayoría por cloruro de sodio, como muchos sabréis, estas sales son responsables de la salinidad del los océanos pero también, del fluido extracelular de muchos organismos vivos, incluyendo el nuestro.

Yo, también surgí de la nada hasta convertirme en lo que soy ahora, un espectro con forma de mujer pero cuya alma volátil, irrumpe animosa en los corazones ajenos para mitigar su desdicha, con estructuradas palabras que danzan entre sí hasta verse convertidas en novelas.

<Somos el resultado de nuestros propios pensamientos> (Buda)
  
Cumplí 45 años y sigo escribiendo

El DIARIO DE SHALJIMA, es precisamente lo que quiero plasmar en este micro espacio. Un día me planteé localizar mis verdaderos orígenes y es precisamente ahora, a mis recién cumplidos 45 años, cuando, ¡al fin!, me he decidido a iniciar ese largo viaje retrospectivo a través del tiempo, a través de mis miedos, de mis pensamientos y de mis fantasías, el cual se remontará a un período en el que muchos de nosotros ni sabíamos que existíamos.

El DIARIO DE SHALJIMA es el diario del sinuoso viaje al interior de uno mismo, quizás, el peor de los destinos o, quien sabe, si la mejor de las experiencias.
©María Serralba

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.