jueves, 7 de febrero de 2013

On 16:39:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Permitidme hoy día 7 de febrero, que dedique mis letras a la persona que me dio la vida, a mi madre.
 
<Ella quiso que cada vez que viéramos un almendro en flor, supiésemos que pensaba con nosotros y nos ayudaba desde los cielos>.
 
UN ALMENDRO EN FLOR

Hoy he vuelto a aquel sendero, ¿recuerdas madre?, el camino secundario que recorría todas las mañanas cuando volvía de verte. El mismo que llegó a formar parte de mi rutina diaria durante aquel soleado mes de Febrero.

Y sabes..., te sorprendería ver que todo sigue como entonces, polvoriento y abandonado de la mano del hombre. Con sus baches, sus malezas que serpentean como reptiles entre el asfalto y sus curvas sinuosas; aquellas malditas curvas que con el despuntar del sol me hacían adivinar, más que vislumbrar, la continuidad del camino a través de mis gafas de lentes empañadas de lágrimas.

Hoy, catorce años después, he vuelto a aquel atajo, con la única compañía de mi silencio, de tu vacío y de mis recuerdos. Sin prisas por volver a verte, sin ansiedad por no hacerlo y de nuevo lo he visto, allí estaba madre, todavía sigue en pie nuestro almendro, el que día tras día se iba cubriendo de flores mientras tú, a poquitos te ibas durmiendo. Todavía sigue allí madre, fuerte, recio, ajeno a toda la polución de las fábricas que lo rodean y del polvo blanco del cemento.

Él, como nosotros, también ha visto pasar el tiempo. También vive en el recuerdo cuando en su entorno, le inundaban los sarmientos, las amapolas cimbreantes y los caracoles dormidos. Él también echa de menos tantas cosas que no llora aquel momento; el sol árido y el viento no le permiten hacerlo. Él sólo vive en un sueño, donde ve niños pequeños cogidos de las manos rodeando su tierno tronco, mientras con gritos y algarabía lanzan canciones al cielo.

Hoy catorce años hace de ello y todavía me quiebro en congojo y desconcierto cuando mis ojos, al pasar, vuelven a ver nuestro almendro.

¿Cuántos más de ellos tendré que ver?, madre.

Ojalá consiga al fin, que este constante sufrir que no me deja vivir y me desgarra por dentro, quede allí, bajo el almendro, atrapado en sus raices y llorando mi tormento mientras tú, con tu mirada, iluminas por entero el camino secundario que recorrí en Febrero.

©María Serralba

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein