miércoles, 3 de octubre de 2012

On 17:41:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Este poema está dedicado a un viejo amigo, que siempre ha estado en mis pensamientos y que gracias a él, descubrí esa parte de mi ser que ama la poesía.

Ten la certeza, mi amigo,
que entre tu alma y la mía,
siempre habrá un sendero llano,
teñido de mil colores, de esperanzas y alegrías,
donde andaremos descalzos,
tú, a la verita mía,
cogiditos de la mano y añorando otras vidas.

Ten la certeza, mi amigo,
que lo mismo que un día la luna le dijo al sol,
"sin ti, yo ando perdida",
ese día yo diría, que el perderte supondría,
el vivir como un errante, sin rumbo entre mi agonía,
con la mirada marchita y sed en el corazón anhelante de tus rimas.

Ten la certeza, mi amigo,
que el saber que me vigilas,
en la trastienda olvidada de mis asiduas visitas,
me provoca un regocijo que mis cimientos derriba,
y me hace suspirar entre las hojas marchistas
de este libro de poemas,

que siempre, escribiré dormida.
©María Serralba

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein