martes, 2 de octubre de 2012

On 18:10:00 by MARÍA SERRALBA in    4 comentarios
Mis amigos impresores me han sorprendido con un bonito regalo, mi TARJETA DE ESCRITORA. Ahora ya puedo ir de un sitio a otro entregándola a todo el mundo para que accedan a mis enlaces de internet y sepan algo más de mi.

Es preciosa, me encanta y sobre todo, está hecha con mucho cariño y con mi color preferido.

¡GRACIAS CHICOS, SOIS MARAVILLOSOS!


POR DELANTE... ES PRECIOSA

es un poco como yo, clasicona, con cierto estilo, armoniosa, pero al mismo tiempo, va dejando huella por donde pasa con sus trazos sinuosos y envolventes, como su pluma. 


Y POR DETRÁS, TAMBIÉN

aunque agobia un poco con tanta reseña, ¿no os parece?...jajaja, pero es lo que hay y todavía me faltó poner alguna más.


4 comentarios:

  1. buen artilugio presentas aquí ,intentaré probarlo ,desde ya permiso y saludos uruguayos para vos...

    ResponderEliminar

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein