viernes, 6 de marzo de 2015

On 18:58:00 by MARIA SERRALBA in ,    1 comentario
El Blog de María Serralba - Editorial Nazarí está de luto
La Editorial Nazarí y todos sus autores estamos de luto por la pérdida de una gran persona, una mujer que aportó su granito de arena para que se abriesen las puertas de esta gran familia y que, nuestras creaciones, fuesen conocidas desde distintos puntos de la geografía española, me refiero a María Luisa Pérez Mérida, cofundadora desde junio de 2013 de la sociedad Editorial Nazarí, S.L.

El director de la misma, Paolo Remorini, nos lo anunciaba a todos mediante un escrito en el cuál, se veía claramente que estaba consternado por la súbita y valiosa pérdida, cito sus palabras: «Si Nazarí existe, y si ahora os escribo, se debe también a ella».

Otro mensaje de despedida salía de lo más profundo del corazón de Alejando Santiago, compañero en la editorial y pareja sentimental de María Luisa. Cito sus palabras:
El Blog de María Serralba - Editorial Nazarí está de luto

«El viernes 6 de marzo a las 15:45 horas, la sonrisa más bonita del mundo nos abandonó para siempre».


«Marisa, contigo aprendí a ser un hombre, a volver a sentirme niño y a disfrutar de cada cosa que la vida nos da. Te enseñé algunas cosas, otras me las enseñaste tú, y juntos experimentamos la inmensidad de la vida. Fui muy feliz contigo. Sé que tú también lo eras conmigo. Ambos descubrimos el verdadero amor. Solo lamento las muchas cosas que nos quedaron por hacer, pensando que teníamos todo el tiempo del mundo».

«Era fácil quererte, todo el mundo lo decía, era imposible no apreciarte, y para mí fue vital amarte. El vacío y el dolor que dejas al marcharte son inmensos, infranqueables, pero aunque cueste creerlo, dejas mucho más amor en todas las personas que te conocieron».

«Durante 14 años, 7 meses y 19 días me hiciste la persona más feliz del mundo. Aún me quedan muchísimos días de felicidad pensando en ti. Me acompañarás allá donde vaya. Aunque ahora me cueste ver la luz que siempre irradiaste, pronto secarán las lágrimas y volverás a ser mi guía. Te he amado, te amo y te amaré siempre. Nunca te olvidaré. DEP».

Por mi parte, tras recibir la noticia, lo primero que pensé fue en lo efímera que es la vida y los zarpazos que gusta regalar cuando menos te lo esperas. En cuanto a ti, mi querida amiga María Luisa, tan solo decirte que fue un verdadero placer tener la oportunidad de conocerte, dicen que lo breve es dos veces bueno y así fue, un encuentro en Granada tras la presentación de mi novela EL DIOS DEL FARO y, al instante, supe que eras una gran mujer y una gran persona, como otros tantos lo han corraborado. Desde aquí, desde este mundo que nos atrapa y condiciona nuestras ansias de volar, quiero darte las gracias por ser como eras, por tu maravillosa labor y por haberme dado la oportunidad de compartir en tu compañía, unos valiosos minutos de tu vida. Que Dios te acoja en su Gloria. Amén.

1 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein