miércoles, 27 de noviembre de 2013

On 20:58:00 by MARÍA SERRALBA in    2 comentarios
A pesar de tener ya un libro publicado, no cambiaría por nada del mundo la sensación que se siente cuando esperas la llegada de un nuevo trabajo, es como la madre que espera a su hijo al cual ha visto por ecografías y siempre lo tiene en el pensamiento aunque nunca lo haya tocado. Hoy ha sido casi tan emocionante para mi como un alumbramiento, mi 2ª criaturita literaria ya está en casa.
 
A las 10:00h. con puntualidad británica, ha llegado hasta la puerta de mi domicilio una furgoneta amarilla del servicio postal de Correos y Telégrafos.
 
Cuando el simpático repartidor ha mencionado mi nombre para cercionarse de que la entrega se efectuaba correctamente, he notado que mi corazón saltaba de alegría. "¡Los libros ya están aquí!" -he gritado por toda la casa como una loca mientras terminaba de abrir al joven que había dejado plantado tras la puerta.
 
Valiéndose de una carretilla. me ha descargado un montón de cajas y tras firmarle la recepción de los mismos, me he quedado como una boba plantada delante de ellas contemplándolas sin saber qué hacer; lo cierto es que tras tan larga espera, no terminaba de creérmelo del todo.

 

 
 
 
 
"¿Las abro, o no las abro?" -me he preguntado unas cuantas veces, mientras sentía tanta excitación en mi interior como un niño ante los regalos que encuentra la mañana de Navidad debajo de su árbol. Al fin me he decantado por no abrirlas y hacer más larga mi agonía, así que he bajado a la calle, he realizado todas mis compras matutinas y al medio día, cuando he regresado a casa, solo entonces, me he puesto a decorarlos; todavía no quería abrirlos hasta que llegaran todos los miembros de mi familia que he ido llamando para notificarles la feliz noticia.
 
Unas horas más agonizantes y ¡al fin! ya estábamos todos, así que pidiendo apoyo logístico,  entre todos, hemos abierto las cajas y nos hemos puesto a curiosear en su interior. Poco a poco, el contenido de aquellos silenciosos paquetes ha empezado a salir a la luz.
 



¡Mirad, mirad!
 
¿No os parecen preciosos?
 
 
Poco a poco, la portada de EL DIOS DEL FARO se ha hecho visible y al hacerlo, ha arrancado exclamaciones de grata sorpresa entre los presentes.
 
 
¡La portada es muy elegante con esa tonalidad de colores!
 
 
 
Y el interior, ¿habéis visto los detalles?, son geniales.
 
BIENVENIDO A CASA "PEQUEÑIN"

2 comentarios:

  1. Hola, lo cuentas con tal entusiasmo que nos haces partícipe de tan grande emoción! Gracias por compartirlo con todos nosotros, y que esperamos leerlo y darte la merecida opinión.
    Un beso.
    Que disfrutes mucho de este día y todos los venideros en el crecimiento de este 2º hijo.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja, pues imagina en vivo y en directo. Lo cierto es que casi fue una premonición ya que estaba con la puerta de casa abierta para salir a la calle cuando de repente, sonó el telefonillo. ¿Telepatía?, ¿sincronización?, no lo sé, pero un segundo más y no me pilla...ja, ja, ja. Compartir mis locuras literarias con vosotros en un verdadero placer, espero estar a la altura de lo que esperáis de mí. Gracias por participar en mi blog con tus comentarios. Afectuosos saludos.

    ResponderEliminar

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.