sábado, 26 de octubre de 2013

On 19:52:00 by MARÍA SERRALBA in ,    2 comentarios
Dicen que el buen actor es aquel que a pesar de tener problemas en la vida real, sabe desconectar de estos y subirse de nuevo a un escenario y hacer su mejor actuación, pues bien amigos, ese día ha llegado para mi y he de salir a escena.
 
No soy dada a dar noticias de este tipo por estos medios, sin embargo todos me conocéis bien y sabéis que mis sentimientos tan solo explotan cuando salen a través de las palabras, hoy, las mías, van dirigidas a Vinni, mi perro, al cual hace escasos minutos he tenido que dar la autorización para que le impartieran la eutanasia, y os puedo asegurar que es la decisión más dura que he tenido que tomar en mi vida.
 
Como le decía al médico veterinario que nos ha atendido de urgencias, Vinni no era un animal tal como todos lo calificarías, ese perrito de 2.700 gr., de pelaje como los borreguitos, rizado y plateado, contrario al típico de los Yorkshire, ha significado mucho en el día a día de nuestra familia empezando por mí, que siempre he tenido temor a los perros, sin embargo cuando él llegó, poco a poco me hizo cambiar la opinión que tenía con respecto a estos animales de cuatro patas.
 
Vinni me dio su compañía desinteresada y su cariño infinito, la alegría del saludo diario aunque yo no me diese cuenta de ello, la necesidad de hacer ejercicio a mi padre, un hombre de 82 años que sentía alergia al simple hecho de tocar su suave pelo y que hasta ahora, no ha habido día que ambos no salieran a la calle como amigos de toda la vida, acoplando sus pasos, sus gustos y viendo por donde el sol y la suave brisa era más adecuada para poder pararse en una esquina, cerrar los ojos y respirar profundo mientras los rayos le bañaban a uno el rostro y al otro, la brisa topaba con su hocico de botón negro y mecía su pelaje.

Vinni ha sido poco -por su tamaño-, pero mucho por su gran corazón, un corazón de animal pero con sentimientos humanos.
 
No se el tiempo que tardaré en recuperarme, creo que nunca, ya que siempre lo tendré presente en mi día a día al ver que ya nadie sale a recibirme cuando llego a casa, y al igual que las decenas de personas del barrio donde vivo que le conocían, que le saludaban, que le hacían carantoñas porque decían que era un animalito muy simpático y cariñoso. Habría mucho que contar de él, como cuando de recién nacido me lo regalaron porque era el más feo y pequeño de la camada, sin embargo a los pocos meses y bajo nuestros cuidados, se convirtió en el más bonito de todos; cuando se lanzó sin pensar desde el balcón de un primer piso al ver que yo regresaba de hacer la compra tan solo para estar conmigo -G. a D. que no se hizo nada, pero a mí se me congeló la sangre-, o los quince días que no se separó de mi lado porque me encontraba en cama aquejada de una grave enfermedad.
 
Vini ha sido mucho para muchos.
 
Permitid que aproveche estos momentos en los que todavía estoy con fuerzas, aunque no veo la pantalla, para contaros algo de él y honrar así su memoria, quizás mañana esté en otro estado de ánimo y no pueda hacerlo, lo que sí tengo claro es que admiro a las personas que comparten con un animalito sus vida porque es como compartir también el corazón, y cuando estos se te van, es como si el corazón también se te partiera por la mitad.
 
VINNI, querido amigo, gracias por ser como eras, gracias por las horas de alegrías que nos has dado y gracias por el cariño que siempre has ofrecido a todo el que te rodeaba.
 
Te querremos y te recordaremos siempre estés donde estés.
D. e. P.

2 comentarios:

  1. Maria....te comprendo muchísimo lo mal que lo estarás pasando...yo soy muy amante de los animalitos y en la familia mía tenemos varios....y la verdad que pienso a veces en cuando llegue el día en que falte alguno....y se me parte el corazón espero que ese día sea dentro de mucho tiempo…..Un beso Maria .

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga por tus palabras, lo cierto es que cuesta digerirlo pero así es la vida. Un saludo.

    ResponderEliminar

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.