viernes, 3 de mayo de 2013

On 22:03:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Hoy quiero presentaros un nuevo espacio HABLEMOS DE CINE, y a un buen amigo, nuevo en mi blog que, esporádicamente, nos va a ofrecer sus comentarios y críticas cinéfilas sobre algunos de los mejores directores de la gran pantalla, tanto del territorio nacional como del internacional, hablo de Pablo Abraham Curiel Moreno, un mexicano con alma de cineasta que vive cada milímetro de su vida como si se tratase de secuencias en un celuloide. El porqué entre todos sus trabajos he seleccionado precisamente este, es porque siento gran afinidad con Paul Auster, de hecho, a él, también le dictaban sus personajes el guión, tal cual me sucedió a mí con mi novela, A LA SOMBRA DE TU PIEL

**********
¿La vida de Paul Auster o la obra de Paul Auster? Es fácil perderse entre la ficción y lo biográfico. Paul Auster es un laberinto: te atrapa de golpe y un buen día te ves prisionero de sus personajes y sus historias. Luego te invita a la complicidad para salir; te tienta al final del camino cuando en realidad lo que te está mostrando es una puerta más, que te lleva a otra historia y luego a otra... Para lector, cada una de esas historias puede tener un comienzo y final. Sus historias nunca terminan. En “Lulu on The Bridge”, guión cinematográfico de una película que cuenta la filmación de otra película. La historia de Auggie Wren, argumento que compone lo que luego fue el guión de “Smoke”, donde el protagonista fotografía todas las mañanas a la misma hora, la misma exacta esquina; registrando de esa forma el paso del tiempo. La obra de Auster se caracteriza menos por la descripción externa que por la narración de los estadíos internos de sus personajes, y de él mismo. Pocos diálogos, reflexiones hacen que nuestra mente quede conectada con lo que intuimos que es la suya, aun después de haber finalizado la lectura.
Paul Auster nació en 1947 en New Jersey. Un accidente ocurrido cuando era niño en un campamento, delimita la frontera que parece separar, en su percepción de los hechos, el destino, del azar. Después de ese día, nada para él volvió a ser lo mismo.


“La trilogía de Nueva York”, puede ser considerada como el germen de la historia. Comienza cuando suena un teléfono: ese hecho dispara una cadena de asociaciones en la que se entremezclan el autor y los personajes. El azar y la providencia ruedan, libres de sutiles interpretaciones por el llano de las letras, y descubrimos en este hombre el valor de lo casual. Algo sucede, y desde el momento en que empieza a suceder, nada puede volver a ser lo mismo.

Ensayo escrito en 1978, “Espacios Blancos”, y vuelve a esa exacta frase que repite en 1993; “El Cuaderno Rojo “. La fuerte presencia del azar, las historias dentro de otra historia dentro de otra historia, nos llevan a pensar: que su obra es continuo laberinto, en espiral. Los laberintos se construyen en variados diseños: abiertos, cerrados; con monstruo, sin monstruo; con una entrada simple, y con entrada doble. Aquí estamos ante un laberinto abierto. Su entrada tiene una doble puerta: dos posibilidades al comienzo, y para el que entre debe elegir, una de ellas.

“A Salto de Mata”, descrita por Paul como: “un ensayo autobiográfico sobre el dinero”. Es la historia desde su niñez hasta que logra publicar su primera novela, una comedia policiaca, pasando por sus años de estudio en la Universidad de Columbia, por su vida en París, y su trabajo como traductor de francés.

En “La Invención de la soledad”, aunque escrito varios años antes, prosigue con su estilo de las dos opciones en sus historias. “Retrato de un hombre invisible” es una historia familiar, en la que remarca su relación complicada con  un avaro padre. “El Libro de la memoria”, es la experiencia de Auster como padre, su contemplación, que lo acecha en sus libros.

“The invention of Solitude”: La interpretación de invention es un sentimiento de ausencia, de carencia, un estado triste donde hace falta la presencia del otro; la segunda, solitude: define el estar despoblado de cosas o personas, una presencia rodeada de nada. El solitario.

“El Cuaderno Rojo”, 1993, compuesto por una serie de casualidades y situaciones ocurridas en la vida del autor, donde la concordancia ha horadado como grano que casi ni se siente, pero cuyo efecto fatal comprueba el tiempo. Ahora, descubro la otra puerta: la que conduce a la senda de la izquierda, donde se halla la “ficción” de sus novelas; historias que contienen partes de su vida, y que el autor va dejando a lo largo de su obra.

“La música del azar” el tema de la herencia paterna, desata en el personaje una serie fuertes. Posteriormente crea: “Leviatán”: un escritor real (Paul Auster) escribe una novela sobre un escritor (Peter Aaron) que cuenta sobre la vida de otro escritor (Benjamín Sachs). Aquí hay un juego de espejos y anagramas, donde los nombres y las situaciones se manifiestan. En está Peter Aaron, tiene una esposa llamada Iris y la de Paul Auster se llama Siri. Ambos tienen un hijo de un matrimonio anterior, el de Auster se llama Daniel, y el de Aarón, David.

En la “Ciudad de Cristal”, compone la Trilogía de Nueva York un teléfono suena en medio de la noche preguntando por un hombre llamado Paul Auster, detective privado. La llamada ocurre en la realidad pero lo que no se atrevió a contestar Auster en su vida lo hizo en la novela, y entonces el personaje, llamado Quinn, finge ser el investigador. Transcurre la historia y finalmente Quinn conoce a Auster de la ficción, que resulta no ser detective sino escritor. Comienza escrita en tercera persona al final, en las dos últimas páginas, el relato cambie a primera persona.

Escribe Anna Blumme a su novio David Zimmer en “El País de las últimas cosas”, mientras parte en busca de su hermano William, desaparecido misteriosamente. Luego, libros más tarde, Zimmer resulta ser quien da hospedaje a un compañero de facultad, llamado Fogg, en “El Palacio de La Luna”. Ahí, Zimmer, Fogg cuenta que lo vio un día caminando por la calle junto con su esposa y dos niños; después, no supo nada más de él. Posteriormente en “El Libro de las ilusiones la esposa y los niños” que describe Fogg en “El Palacio de la luna” mueren en un accidente de avión, dando inicio a la historia que narra David Zimmer.

Sucede a menudo con sus personajes, a quienes Auster enmaraña, replicando sus nombres en diferentes historias, y manteniendo entre ellos una relación, mientras que otras sólo los deja, como falsas pistas. Cada uno elegirá la lectura, tomar para adentrarse en el mundo de sus argumentos, conformado por varias novelas, tres guiones cinematográficos, ensayos, y “Desapariciones, su libro de poemas. Es Paul Auster uno de los últimos escritores con un estilo diferente en esta sociedad, donde ya nadie quiere, leer los comic´s. tan solo leyendo sus primeras palabras de sus historias te conduce y te lleva. Por esas rutas oscuras que él va enmarañando y él te sacara libremente. Es Paul Auster.

28 de febrero del 2012.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.