viernes, 19 de abril de 2013

On 17:57:00 by MARÍA SERRALBA in ,    2 comentarios
El pasado día 18 de Abril tenía lugar la presentación de A LA SOMBRA DE TU PIEL en el FNAC BULEVAR de Alicante, pero antes, si me lo permitís, os voy a confesar una travesura que hice y que nadie sabe, solo vosotros.

Todo empezaba el día antes, el miércoles por la mañana. Nerviosa y protegida bajo mi halo de completo anonimato, me encaminé al centro comercial Fnac Bulevar Alicante, con la única ilusión oculta de ver a mis criaturas, que tal se desenvolvían entre sus familiares más aventajados pero, nada más entrar, mi vista se perdió al igual que mis pasos entre pasillos, estantes y apartados y, de súbito, mi mente se vió abordada por una sola pregunta: ¿DONDE ESTÁN MIS LIBROS?

Tras dos vueltas más por aquel laberíntico recinto, ¡al fin! los encontré, eso sí, donde Cristo perdió las sandalias, o, como dirían otros en un lenguaje menos refinado, "a tomar por s....", o bien, como me informaría amablemente uno de los encargados: "Señora, el libro que Vd. busca está desde el día 10 de este mes, en la sección de novedades". Que lástima me dió verles allí, solos, llorosos, cohibidos, casi agazapados entre otro grupo de libros de autores nóbeles que como yo, serían presentados esa misma semana en aquel lugar, así que les dije: "De eso nada, chicos, nada de estar tristes, ahora mismo os venís con mami, que voy a hacer que sintáis por unos minutos lo que sienten los grandes".

Junto al libro de Chus Sánchez
Appaloosa Editorial
Y dicho y hecho, tomando varios ejemplares bajo la mirada atenta y sorprendida del dependiente de esa sección, que veía en mí, al hada madrina que le haría subir la comisión por ventas de ese més -qué confundido estaba el pobre-, me encaminé en dirección a la salida, más exactamente, al gran estante que suele estar situado estrategicamente junto a la Caja. Allí estaba lo que yo iba buscando, me refiero a los TOP VENTA y fue allí, donde me paré en seco con mi valioso cargamento.





Grandes y pequeños en perfecta sintonía
¡Vamos, chicos, a qué esperías!, tomad posiciones para que mami os pueda hacer una foto para la posteridad".


Y vaya que si la hicimos, no una, sino varias. Yo también quise aprovechar el momento e inmortalizarme con ellos -igual no se volvía a repetir en mucho-. Dos disparos más de flash y el reportaje había concluido. Mis criaturitas y yo habíamos hecho historia, ahora, ya daba igual lo que sucediese al día siguiente, me refiero al de la presentación, lo que verdaderamente importaba era que entre tanto genio, A LA SOMBRA DE TU PIEL no desentonaba en absoluto y eso, nos hizo subir mucho la autoestima. Más animados, les dejé en su lugar de origen y me despedí de ellos hasta el día siguiente, todavía tenía que preparar la gran prueba de fuego de presentar en un lugar como aquel, pero eso, es otra historia.

Orgullosa de mis criaturitas


2 comentarios:

  1. Jaja, ¡qué bien! Verás que más adelante no vas a ver ninguno, porque todos se habrán vendido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Jaja, ¡qué bien! Verás que más adelante no vas a ver ninguno, porque todos se habrán vendido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.