miércoles, 8 de agosto de 2012

On 22:19:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

Rebuscando nuevamente en mi baúl de recuerdos, he de confesaros, que muy a mi pesar, la época del romanticismo en mi vida todavía no había terminado, más bien se había vuelto mucho más exigente en cuanto a diálogos y técnicas narrativas.


La primera vez que cayó en mis manos un libro de Jane Austen, fue como todo, por casualidad. El lenguaje oculto de sus palabras, el siempre correcto comportamiento de sus protagonistas rozando la mística pulcritud, y el arrojo y cortesía de los caballeros que cortejaban a las damiselas envueltas en muselina, me maravilló, pero todavía lo haría mucho más, el sutil manejo de la pluma de la escritora, eso fue precisamente lo que extraje de mi "experiencia Austen".
 
JANE AUSTEN era una muchacha del siglo XVIII que nació en Steventon, Hampshire, Inglaterra. Ella y su hermana Cassandra eran las únicas féminas del abanico de ocho hijos que había tenido la familia Austen-Leigh. Su padre, un reverendo anglicano, alimentaba a su prole, con ingresos adicionales que le llegaban de impartir clases particulares a jóvenes hospedados en su propia casa.

Gracias en parte a la amplia biblioteca que tenía la familia y concretamente el reverendo, la educación de Jane no fue del todo precaria, leyendo con avidez todo tipo de escritos que se ponían a su alcance, como libros de Fielding, Richardson o Burney, aunque eso sí, siempre dentro del círculo familiar, de ahi su obra Juvenilia, poco conocida, pero en la que supo plasmar una parodia de la literatura de la época. 

Cada episodio de la vida real de Jane, fue trasladado en sus relatos, como en el caso de Orgullo y Prejuicio, donde la escritora hacía notar su alto conocimiento de la vida militar gracias, a la información adquirida por sus hermanos, recientemente alistados a filas; o en el caso de Emma, describiendo el internado de la Sra. Goddard, con los mismos matices que el internado de Readin, donde ella habia acudido realmente.

Sería entre los años 1795 al 1799, donde Jane empezaría a realizar sus primeros bosquejos de lo que serían sus más famosas novelas. Sentido y Sensibilidad (Elionor and Marianne), Orgullo y Prejuicio (First Impressions), o, La abadía de Northanger (Susan), entre otras. Entre paréntesis los titulos originales.

El episodio amoroso en la vida de Jane, fue tan fatídico como el que solía plasmar en sus romances novelísticos, es decir, amores desencantados o no correspondidos.

Un primer amor juvenil, otro a la edad de 20 años y el último, que le marcaría para siempre al no poder llevarse a buen término por cuestiones económicas del pretendiente, serían todas las experiencias fugaces, que el llamado sentimiento del AMOR, le ofrecería a nuestra romática escritora, hecho que se reflejó también en su obra Persuasión.

0 comentarios:

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein