viernes, 23 de marzo de 2012

On 0:38:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios
,___,
[O.o]
/)__)
-”–”-
Y continúan las correcciones, pero no de estilo, como yo suponía, ya que al parecer en eso hemos coincidido todos y les ha gustado, sino algo mucho peor, al menos para mí.


Esta endiablada historia ha terminado por penetrar en el cerebro de todos los que formamos el equipo de A LA SOMBRA DE TU PIEL, y se ha permitido jugar con nosotros a su antojo, haciéndonos cuestionar y debatir cualquier mínimo detalle, y es que al final, he de darle la razón a uno de mis queridos colaboradores cuando me dice, que tiene la sensación de estar leyendo el thriller de una película de intriga, con la opción de un final abierto y alternativo dependiendo del enfoque de cada lector.

Ni os imagináis las ganas que tenemos de verla terminada, ya que a este paso va a convertirnos a todos en sus incondicionales admiradores.

M.S.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein