viernes, 6 de enero de 2012

On 12:37:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Permitidme amigos que para iniciar con buen pie el año, os invite a leer una de mis pequeñas joyas de "LA TRASTIENDA", la cual atesoraba para momento como estos, donde la imaginación se niega a hacer su aparición y tan solo queda rebuscar en el baúl de los recuerdos. Leyéndola, me hace revivir aquellos instantes donde la pluma y la mente iban de la mano impulsadas por los sentimientos, unos sentimientos ajenos y bellos que me inspiraron a crear un mundo mágico y etéreo entre mi genio de la fantasía y yo.



<Querido genio imaginario, siento lo mismo que tú, cuando dices que ese pequeño mundo donde ambos nos envolvimos con rimas y prosas siempre sería nuestro. Lo cierto es que nunca imaginé que pudiera existir nada igual hasta que pasé a su interior y tras mover algunos libros te descubrí allí, tal como eras, incluso me aventuraría a decir, que te ayude en cierta medida a que tú también te descubrieras a ti mismo, muy a mi pesar, ya que ese hecho fue lo que aceleró tu partida.

Desde ese día, me conformé en deambular entre los anaqueles de las estanterías, rebuscando aquí y allá algo a lo que aferrarte para que no te desvanecieras de mi memoria, pero mis temores y mis dudas me traicionaron en el intento, logrando tan solo conservar tu etérea imagen en mis pensamientos por unos instantes, los mismos que iban tiñendo de lágrimas la letra pulcra y clara que trazaba mi pluma y que terminó por convertirlo todo en espesa bruma al cerrar tras de ti la puerta de nuestra trastienda por última vez.

       ¿Qué locura había hecho? -me pregunté una y mil veces al recordar, cuando ignorante, no quise escuchar tus consejos. ¿Por qué no dejé todo de lado y di el paso al vacio? ¿Indecisión?, ¿miedo a lo desconocido?

     El transcurrir del tiempo ha respondido por nosotros a todas esas preguntas y a ese gran enigma que en tantas ocasiones nos habíamos planteado en silencio: ¿habría llegado a convertirse nuestra historia en una gran historia?

     Al fin, yo sí encontré respuestas a mis preguntas, quedando atrapadas entre los libros que día tras día y a pesar del tiempo trascurrido, tú me habías ido deslizando por la rendija de la desvencijada puerta de mi buhardilla, con una anotación que decía: "estos son mis favoritos". De tu paradero, nunca más supe, ya que los años de silencio que nos separaron me cubrieron por entero de guirnaldas de pesares y desdichas, de noches de lunas viudas de un sol que ya no brillaba en mi ventana y de mustias campanillas que afloraban a doquier en mi jardín, pero al igual que las páginas de un libro que han de ser pasadas de derecha a izquierda para desvelar su trama, la vida siguió su camino para esclarecer nuestros destinos.

Una vez las cosas en su sitio -como tú bien me dijiste-, aunque para mí nunca llegaron a variar de lugar, marqué el punto y seguido de mi existencia y te dije: "te echo mucho de menos", no al genio ni al duende, ni al ser que con su mente había dado sentido a mi Universo, sino a las explosiones de ideas de nuestros retos literarios, a los matices de colores en los renglones torcidos de nuestra imaginación y a los susurros que envolvían las palabras de cada uno de nuestros versos en el eco adormecido de aquellos momentos.

Querido genio, ha pasado mucho tiempo desde aquello y ahora quizás ya no necesite de tu ingenio para crear un soneto, pero quiero que sepas, que aún te sigo queriendo>.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein