domingo, 15 de enero de 2012

On 11:35:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

Sinuoso, cual camino que zigzaguea entre piedras, te encontraste hoy conmigo, parando de un solo tino el reloj de mi existencia.
Tus anillos de Saturno envolvieron con su arena la silueta temblorosa que, sabiéndose tu presa, se arrodillaba ante ti, implorando tu clemencia.
— ¿Por qué me creas tormento? -Te susurré en la penumbra, escuchando sin cesar como tu leve tic tac no cesaba de cambiar los minutos por las horas.
Creyendo verte dudar al transmitir tu respuesta, me permití respirar y alzando bien la cabeza ya te pude contemplar. Lo que vi me sorprendió: en tu rostro de muñeca, tu desdicha y mi condena caminaban de la par como cuerpos de sirenas.
“No rechaces tu destino”, te advertí en un susurro, al tiempo que nubes negras teñían tu suave mundo.
De la noche a la mañana decidiste por los dos, sabiendo que en un segundo, el filo de la guadaña se movería certero hasta alcanzar mi silueta que seguía allí creciendo.
Con las rodillas hincadas en el rudo y frio suelo, te encomendaste a los santos que aparecían expuestos en un viejo pedestal de la iglesia de tu pueblo.
Tu voz, aun aniñada, se elevó hasta los cielos aclamando que, el pecado, se esfumara cual incienso y que aquella agonía pasará sin tu saberlo.
El silencio se rompió con los llantos de sosiego que empezaron a emanar de tus ojos lastimeros. Tu cuerpo, estremecido al notar mis movimientos, me permitió deslizarme hasta encajar en el hueco donde vería la luz sobre aquel bendito suelo.
La vida había ganado de nuevo su limpio juego, despejando tus temores de verte sola ante aquello.
"Un hijo es un milagro - se oyó decir desde el cielo-, y si Dios te ha escogido y tu dijiste sí a ello, sea pues el mismo Dios quien vele hoy de tus sueños, que tú su madre lo harás, con el alma, con el cuerpo y el aire de tus pulmones que te sustenta el aliento".
María Serralba

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario se publicará tras la aprobación del administrador del blog.

LEITMOTIV DE MARÍA SERRALBA

«La fuerza inagotable que anida en mi interior, es la fuente de la que se nutre mi perseverancia por ver hecho realidad mi único deseo». ©María Serralba

CITAS CÉLEBRES
«Cuando la mente y el cuerpo están en perfecta sintonía, el ser humano es capaz de todo, y cuando esto no es así entonces... se puede esperar cualquier cosa de él» A la sombra de tu piel ©María Serralba
«En un mundo donde todo es sentimiento el sexo que tenga este carecerá de importancia». El Dios del faro ©María Serralba
«Todo el que se ensalza será humillado y el que se humille será ensalzado...» La estrella púrpura ©María Serralba
«Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a mitad del camino». ©Sigmud Freud
«Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día» ©José Augusto Trinidad Martínez (Azorín)
«Un autor de historias fingidas escribe el libro que quiere leer y que no encuentra en ninguna parte» ©Augusto Roa Bastos
«Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica y es, la voluntad» © Albert Einstein