domingo, 22 de mayo de 2016

On 22:59:00 by MARIA SERRALBA in , ,    Sin comentarios
Hace un año que estoy impartiendo cursos de T.E.C.A. entre los socios de los centros de mayores de Alicante, y tengo la sensación de que fue ayer cuando, temerosa de mis aptitudes como docente, aunque segura de mi objetivo, me enfrentaba a un grupo de mujeres inquietas, habidas de saber y con una felicidad y desparpajo que solo hace la veteranía de la vida. Desde entonces no pasa día ni clase en la que mis alumnas no dejen de sorprenderme con alguno de sus peculiares relatos, muchos vividos en el presente y muchos más en el pasado, la mayoría anecdóticos pero también los hay de una crudeza terrible.

A continuación quiero compartir con vosotros uno de ellos, experimentado por una niña que en aquellos días a penas tendría cuatro años y que ahora, a sus 82, todavía sufre de pesadillas por lo  sucedido.

M.V., gracias por compartir con todos nosotros un momento tan impactante de tu vida.


MADRID, un día cualquiera del año 1938

Esa noche me despertaron las horribles detonaciones de las bombas.

A mí me cogió mi padre, que había venido del frente donde luchaba, con unos días de permiso. Mi madre cogió a mi hermano que era más pequeño que yo. También cogió una bolsa en la que tenía un bote de leche condensada, una barrita de pan y unas pocas monedas. Salimos corriendo, pero al llegar al portal, una bomba había explotado en el edificio de al lado, con el humo y el pánico, nadie podía abrir la puerta del portal, no se podía respirar, pero al fin alguien la abrió. Salimos corriendo.

Mi padre, conmigo en brazos, fue al mismo refugio que íbamos siempre. Por el camino pude ver como algunas personas caían, pero algo que no he podido olvidar fue ver el cuerpo de un hombre rodando por la calle y su cabeza por otro lado.

El Blog de María Serralba - Madrid, un día cualquiera del año 1938Cuando mi padre y yo llegamos al refugio, donde estaban mis familiares y amigos, no vimos a mi madre y aquello parecía un funeral. Todos pensábamos que habían caído. Cuando terminó el bombardeo salimos de los refugios y todo fue alegría al encontrar sanos y salvos a mi madre y a mi hermano.

De estos episodios podría contar muchos más. Después de aquel día, cuando se le terminó el permiso, mi padre volvió al frente donde luchaba. El día que cumplí cinco años me envió una carta, felicitándome, junto a un billete de 10 pesetas para que mi madre me llevara al cine y me comprara un regalo. Mi mejor regalo fue aquella carta de mi padre, me hizo mucha ilusión y todavía la conservo, la leo de vez en cuando y me hace recordar, con alegría, el día 1 de Abril de 1939, cuando entraron en Madrid los aviones de las Fuerzas Nacionales anunciando que la guerra había terminado. Todo fue alegría, pero luego llegaría la posguerra, fue muy dura, nadie nos había advertido de las consecuencias de la guerra.

Por aquellos días mi padre era peluquero de caballeros y teníamos una peluquería, así que G. a D., no pasamos hambre, pero pude ver a mis vecinos, cuyos padres no tenían trabajo, rebuscando comida entre las basuras y durmiendo entre viejas mantas que les daba la gente. Esa fue otra imagen que nunca olvidaré, me marcó mucho. Desde aquel día me juré a mí misma que haría todo lo posible por no pasar por ello.

Ya de adulta he pasado por muchos problemas, pero G. a D. los he podido solucionar. Cuando quede viuda, vendí mi piso de Madrid y me vine a vivir a Alicante con mi hijo. Al principio de venir me sentí como una extraña, incluso un poco arrepentida de haber cambiado de aires, pero un día fui a una excursión que organizaba una parroquia y lo pasé muy bien, ese día conocí a tres mujeres maravillosas que ahora son mis amigas, con las que voy a todas partes y vuelvo a ser feliz. Ya no me siento tan sola. Tan solo me queda una cosa por resolver, conseguir un trabajo para mi hijo y entonces mi felicidad será plena. Lo estamos pasando francamente mal, mi pensión no alcanza casi para vivir los dos, confío que Dios no me abandone, nunca lo ha hecho.

M.V., alumna de T.E.C.A.

domingo, 15 de mayo de 2016

On 22:51:00 by MARIA SERRALBA in , ,    Sin comentarios
El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016
Hay algo que siempre me arrastra de manera poderosa y ese algo es poder presenciar las fiestas populares de una localidad. Dicen que los artistas, ya seamos escritores, pintores, etc., solemos ver las cosas desde otro prisma y creo que, el que lo dice, tiene mucha razón. En esta ocasión he tenido la suerte de ver desde mi propio prisma de escritora, las FIESTAS DE SAN ISIDRO 2016 en la localidad de Yecla, y a pesar de conocerlas, nunca dejan de sorprenderme.

El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016Por lo general muchos de nosotros vemos en las fiestas de una localidad solo eso, fiesta, alegría, bullicio, excusas para juntarte con familiares y amigos que hace tiempo no tienes la ocasión de ver, pero yo, además de todo eso, también he visto  muchas más cosas.

Por encima de todo, lo que más ha de valorarse es la unidad de un pueblo, aunque se lleve a cabo realizando una labor tan trivial como podría ser cubrir de miles de conos de papel de colores una estructura arrastrada por un tractor. Pero hasta en ese gesto se ve reflejado el trabajo en equipo, la respuesta cariñosa del resto de la gente que, aunque no participan en su elaboración, demuestran a los participantes su apoyo y les animan a continuar. En resumen, en la vida, las pequeñas cosas, los gestos cotidianos y que suelen pasar desapercibidos, muchas veces son los más importantes, los que asientan las bases y pilares del buen hacer de una comunidad, y eso es lo que he visto en Yecla.

Con una guía de excepción como es Maria Pilar Navarro Val, Concejal Delegada de Comercio, Mercados y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Yecla, compartí mesa y buenísimo arroz con la Escuadra Arcabuces Arabí, fundada en 1979, que reune a un nutrido número de miembros e impresionante historial festejo. Siguiendo nuestro apretado itinerario, realizamos una última visita a las carrozas, infantiles y adultas. Ya estaban todas valoradas por el jurado, pero no pude evitar hacer mi propia quiniela, y os puedo asegurar que en más de una acerté de pleno.

El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016
Las encontramos distribuidas en varias calles y expuestas al público que constantemente se detenía a admirarlas. Fue inevitable no sacar la cámara y tomar algunas instantáneas ya qué como os comenté, todos los años sorprende la originalidad y el trabajo tan elaborado que imprimen en ellas los miembros de cada peña, artistas pacientes y entregados, si no fijaos en los detalles.

El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016

El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016
El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016


El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016

El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016

El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016

El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016

Incluso me sentí identificada cuando vi esta carroza. El búho y los libros fueron como un imán que hizo que me pegase a ella por alguna razón. Una de las componentes de la peña me reconoció, porque había asistido a mi presentación en Yecla, qué casualidad, ¿no os parece?, así que hacerme una foto con ellos fue inevitable.
El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016

También por casualidad nos hicimos fotos con la que obtendría el 3er. Premio en Categoría Adulta, aunque si por mí dependiera, le habría dado el primer premio a todas. Quien sabe si fuimos nosotras las que le dimos buena suerte...

El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016
Con un sobresalto nos dimos cuenta de que ya estaba cercana la hora de iniciar el cortejo de las carrozas, pero todavía tuvimos tiempo más que suficiente para saludar a viejos y nuevos buenos amigos, algunos de ellos incondicionales a la hora de asistir a esta hermosa fiestas como es el caso del Alcalde de Pinoso, Lázaro Azorín, que este año acudía una vez más con las nuevas reinas de sus fiestas, adulta e infantil, acompañadas por sus damas.
El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016

Y amigos de Alicante, como los de la Foguera Oscar Esplá, hermanados con la peña El Candil, con la que se intercambian visitas de cortesía siempre que en ambas localidades se realiza un evento importante. En la delegación alicantina estaba incluida su presidenta, vicepresidenta, belleza adulta e infantil, así como damas de honor.

El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016





Por último y como colofón de nuestro momento protocolario, fui presentada al actual alcalde de Yecla, Marcos Ortuño Soto, y sus amables palabras me demostraron ser una gran persona, cercana y a medida de los requisitos de sus ciudadanos y, sobre todo, con un gran sentido del humor, ya que me prometió construirme un monumento en la plaza que yo eligiera, al saber que era asidua visitante de su localidad, ya fuese por motivos literarios o turísticos. ¡Jajaja!, hay que ver como son estos políticos.

Si quieres saber más detalles sobre estas preciosas y coloridas fiestas, te invito a que también leas mi reseña:  YECLA-FIESTAS SAN ISIDRO 2014.
El Blog de María Serralba-Yecla, Fiestas San Isidro 2016