domingo, 10 de junio de 2012

On 12:20:00 by MARÍA SERRALBA in    2 comentarios


Hola amigos, sí, teneís toda la razón del mundo, hace tiempo que no os dedicaba unas palabras y lo lamento, pero lo cierto es que estoy elaborando una nueva novela y esperando noticias alentadoras de otra y ambas situaciones me hacen estar un poco fuera de onda, pero en ese interin, como mente inquieta que soy, no he podido evitar la tentación de ponerme a rebuscar y a investigar una curiosa circunstancia que no es otra, que el saber que significa el A.D.N. que le implantan a nuestras obras en el reverso y que no es otro, que el famoso ISBN.



ISBN   978-84-936501-0-0
(ISBN ficticio tomado como ejemplo)
  1. El número de 3 dígitos, (978), identifica el libro como producto.
  2. El siguiente tramo de 2 dígitos (84), es como sucede en el teléfono cuando tenemos que llamar al extranjero, sería el que identificaría, a que grupo nacional, geográfico o lingüístico pertenece el editor. El de España es el 84.
  3. El tramo de 6 dígitos (936501), correspondería al prefijo editorial, que tiene doble función, ya que puede identificar a esta, o bien, a un prefijo colectivo como el otorgado a los autores-editores.
  4. El siguiente dígito (0), sería el que identificaría el título o edición de la obra.
  5. El último (0), corresponde al dígito de comprobación y quizás sea el más importante de todos porque es, el que garantiza la correcta utilización de todo el sistema.

Ahora ya sabéis como se lee el A.D.N. que le han puesto a vuestras criaturitas, así que rápidamente, echarles un vistazo a todas para ver si es el correcto, porqué en esto, también existe la picaresca española y alguna empresa que se auto denomina "editorial respetable", puede que intente "colar", sobre todo al escritor novel, un ISBN ficticio que además, no esté registrado y vuestro libro vaya por ahí, identificado como una simple zanahoria.
María Serralba©



sábado, 9 de junio de 2012

On 23:27:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Cariño mío, se cuanto me has echado de menos.
Las flores del jardín me lo siguen diciendo cuando las contemplo y recuerdo el día que juntos las plantamos, las mismas que cada día riego con mi amor de primavera esperando tu vuelta.
Lamento haber dudado de ti, pero tu partida inesperada me llegó a hacer pensar que tus besos no eran sinceros, sino migajas de los que horas antes habías ofrecido a otras; de que tus abrazos, los que siempre habían sido conmigo tiernos y cálidos, se habían acabado a raíz de echarte en cara que me dejabas dormir sola noche tras noche; de que tus silencios en nuestras charlas, eran provocados por mis alusiones a que yo, ya no te importaba lo más mínimo, pero cariño, ¿porqué nunca mostrabas algo de interés por saber en lo que mi mente había estado pensando?, ¿es que no recordabas que me sentía sola sin tenerte a mi lado?
Cuanto lamento haber dudado de ti, amor mío, ven pronto, te lo ruego, yo, todavía te espero.

©María Serralba


On 22:39:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios




Hoy visité tu morada en el viejo cementerio.
 
Desde lejos descubrí, que tu hijo, el arquitecto,
también había acudido y lloraba ante tu foto con pesar y desconsuelo.
Junto a él había un niño que aferrado a su mano,
le preguntaba el motivo de su pena y de su llanto.
 
Entre sílabas cortadas, tu hijo le confesó que te echaba mucho en falta,
que anhelaba tus consejos y añoraba tus palabras
y tus días de descanso, cuando jugabas con él en la orilla de la playa.
 
A mitad de su discurso, el niño le señaló con su manita rosada
un manojo de amapolas, que marchitas, descansaban en las letras de tu nombre.
Con una alzada de hombros, tu hijo le respondió que quizá,
aparte de ellos, alguien más te añoraría, aunque no le dijo dónde.
 
Esperé que se alejaran, pues no quería que vieran en mi cara reflejada la agonía del momento.
 
Cuando llegué junto a ti, me desplomé de rodillas.
Las lágrimas que fluían como torrentes de sal empapando mis mejillas,
me impedían vislumbrar las pequeñas florecillas, tus únicas compañeras durante días y días.
 
Sí, mi amor, tus favoritas,
las mismas que embellecían con sus colores divinos aquel rincón que encontramos en verano junto al río.
Sí, mi amor, aquel rincón,
al mismo al que acudimos a pescar junto a tu hijo, donde ambos nos miramos y al final reconocimos, que uno era del otro y el Mundo, nuestro testigo.
Ahora, mejor que nunca, ahora que no estás vivo,
comprendo su reacción al desvelarles a todos nuestra extraña relación.
 
Pero este amor es tan grande,
este sentir tan divino,
que es difícil de entender, a no ser, que, como yo,
seas siempre el carcelero de un recuerdo tan sincero,
de nuestras noches de anhelo,
de nuestros bellos silencios,
y de un sentir sin consuelo al saber que nunca más te tendré junto a mi cuerpo.
 
©María Serralba


viernes, 8 de junio de 2012

On 23:46:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
El encontrar regocijo en mi propia circunstancia, esperando con anhelo que, un atisbo de esperanza haga brillar las estrellas y me eleve al Infinito junto a una luna de pena, tan solo ha hecho cegar mis ilusiones perdidas con su luz crepuscular, con la fuerza desmedida que tiene todo mortal, cuando ve que, en su desdicha, tan solo existe una luz, una tenue lamparilla que le anima a proseguir y defender con bravía lo que otros desecharon, que es, su credo en esta vida.
©María Serralba
On 22:30:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

,___,
[O.o]
/)__)
-”–”-
Que tiempos aquellos, ¿los recuerdas, Glaux, viejo amigo, cuando mirábamos el mundo con los ojos de la inocencia y creíamos que a nuestro alrededor siempre habría mariposas y flores de colores que llenarían los valles y los prados? Cuanto ha cambiado todo, ¿verdad?, menos mal que nosotros, aquí, desde lo alto de este árbol, podemos seguir contemplándo como la vida pasa a nuestros pies. M.S.

On 16:30:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

Tal como os prometí, aquí estoy de vuelta pero con las manos vacías y sin noticias, lo siento mucho amigos, más por vosotros que por mí, ya que me hubiese gustado corresponder a vuestras maravillosas muestras de apoyo, compartiendo algunas de mis inquietudes, pero ya me advertían compañeros de este mundo literario, y que suelen entrar por aquí, que el camino de un escritor es tortuoso y engañoso hasta llegar a la cima,  y que hay que pisar con pies de plomo ya que suele estar camuflado de bellos recovecos donde la mente tiende a confundir la fantasía con la realidad, así que, no me queda más remedio que cumplir lo dicho, me recluyo a mi buhardilla a escribir la novela lacrimógena que os dije. Un saludo a todos y buen fin de semana. M.S.
On 9:30:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

Bueno, amigos, después de una noche en vela, donde en vez de contar borreguitos, eran ellos los que me contaban a mí, he empezado el día con energía, un buen desayuno, el móvil operativo, el buzón de correo vacío preparado para recibir noticias, y cruzando los dedos de pies y manos a ver si así, me rodea la suerte, lo malo es que como dé dos pasos, me voy a caer de bruces contra el suelo... ¡ja, ja, ja! Prometo contaros lo que sea y si por esas casualidades es malo, pues me recluiré y haré una novela este fin de semana de corte lacrimógeno para descargar mi depresión, aunque espero no tener que llegar a ello. Buen día para todos y dejar un pedacito de vuestro pensamiento para pensar conmigo y con este proyecto. M.S.

jueves, 7 de junio de 2012

On 0:30:00 by MARÍA SERRALBA   Sin comentarios
 
 ,___,
 [O.o]
 /)__)
=”=”=
Hoy he recibido un correo de un agente literario a última hora de la mañana. En él, me dice, que a pesar de la que está cayendo, tiene buenas noticias referente a mi libro, es decir, el vuestro, el que participasteis con vuestros nombres.
Pensaba quedarme con la boca cerrada hasta mañana, pero no puedo...jajaja, me he puesto nerviosa y he empezado a sentir a cientos de mariposas revolotear por mi estómago, hasta que han llegado a mis dedos y les han hecho escribir estas palabras. Mañana, tan pronto me informe de algo más, os lo haré saber, hasta ese momento, haced como yo, rezar a todos los santos, quien tenga costumbre de hacerlo, y el que no y le dé por las velas, que encienda todas las que tenga a mano o encuentre por su casa; ojito, la negra, ni se os ocurra...jajaja. M.S.