domingo, 29 de enero de 2012

On 1:02:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
El micro espacio
LIBRERÍAS CON ENCANTO
hoy nos llevará hasta Noruega.






A unos seis kilómetros de Oslo, tenemos prevista hacer nuestra próxima parada concretamente en el pintoresco pueblecito de FJAERLAND bañado por aguas color turquesa procedentes de los glaciales y rodeado de un paisaje de fiordos de apabullante belleza.


Su peculiar forma de difundir la pasión por la lectura le hace ser uno de los puntos más bellos del ártico. Además, cuenta con la tienda de libros más pequeña y práctica de Noruega: Sjølvplukk.
Self-service de la lectura, esta única y solitaria estantería a pie de camino, es toda una muestra de honestidad del comprador, siendo él mismo quién cuantifica el precio del volumen que adquiere en ella. La caja metálica de color verde, es supuestamente la caja registradora y la silla adosada, la zona de lectura para aquellos que estén dudosos en que ejemplar escoger entre los ofrecidos.


Esta localidad cuenta con 400 habitantes y 12 librerías.


¡¡Todo un encanto!!

viernes, 27 de enero de 2012

On 11:16:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios
El micro espacio LIBRERÍAS CON ENCANTO nos presenta....


Un nuevo destino de nuestro tren cultural, esta vez nos llevará hasta los países belgas y en el precioso Luxembrugo encontramos nuestra próxima parada, la pequeña aldea de REDU.



Este delicioso emplazamiento además de contar muy próximo a él con un parque temático de los pocos que existen en el mundo dedicado al espacio y a la astronaútica, también destaca por ser uno de los primeros que junto con el de Gales, desde 1984 puso en marcha el pionero movimiento de pueblos libro "BOOK VILLAGE".


REDU - Boekenwinkel

Cuenta entre sus locales con veinticuatro librerías donde se puede localizar libros de segunda mano y comics. Dentro de sus numerosas actividades culturales son habituales las exposiciones y sobre todo los festivales dedicados al libro; los más destacados los celebran el fin de semana de Pascua. También hay uno dedicado a profesionales que lo realizan el domingo y lunes de Pentecostés y el más variopinto lo hacen el primer sábado de agosto, dedicando a la Noche del Libro.



-> Redu (BE)
On 1:04:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Fotograma de "Stand by Me" (Columbia Pictures)

El aire que pulió claustro y llanura,
el canto del amor, y la campana
-del misterio y la muerte fiel hermana-,
dio vida al pensamiento que te apura.

Clavó en ti, la finísima tortura
de un antiguo latido, que devana
el porqué y el amén, y luego gana,
cuanta más sinrazón, mayor altura.

Más, no toda una vida se estremece,
porque vierte en un cauce deseado
el manantial que al consumirse crece.

Y he visto en un remanso soleado,
tu juventud, que al sonreír te ofrece
la solución exacta que has buscado.
A.LL.B.-María Serralba

domingo, 22 de enero de 2012

On 11:19:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios
       Hola amigos, nuevamente me he internado en este micro espacio de "LIBRERÍAS CON ENCANTO" y tras rebuscar un poco entre mis empolvados artículos del bahúl de "cosas interesantes", he encontrado uno que creo os va a encantar al igual que a mi.

       Cada vez que lo leo, ansío que esta actividad pueda verse potenciada en todo el mundo, me refiero a las ciudades librería mundialmente conocidas como BOOK TOWNS. Actualmente existen 20 en Europa y 6 en el resto del mundo y de todas ellas me comprometo a poneros una pequeña reseña.

       ¿Os venís conmigo de viaje?...

Urueña (Valladolid)

         El primer punto a visitar de nuestro ámplio recorrido cultural de palabras encuadernadas lo iniciaremos  en España.




Aquí nos encontramos como ciudad pionera en esta filosofía al pueblecito de Urueña en Valladolid, convertido en la primera villa del libro con 10 establecimientos que abren sus puertas de jueves a domingos coincidiendo con los horarios de visitas de los museos y lugares de interés turístico.



Casi todos ellos dedicados a la divulgación de la lectura y el saber con la venta de libros de viejo y en algunos casos, también de la recuperación de antiguas caligrafías; es todo un logro si tenemos en cuenta que esta villa, rodeada de murallas medievales, tiene una población de no más de 180 habitantes.

sábado, 21 de enero de 2012

On 11:20:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Es una triste realidad que más de uno tenemos en nuestras casas. El antídoto: mucho amor y paciencia.

 
Hoy me ha llamado mi padre para contarme otro sueño.

     Anoche de madruga recostado ya en mi lecho, noté como una luz me cegaba por entero.

    Me levanté de la cama a tientas y con recelo, me enfundé mis zapatillas: pie derecho y pie izquierdo.

    Con las manos temblorosas fui tanteando mi cerco, comprobando satisfecho que todo estaba en su puesto.

   Una luz en mi cerebro, blanquecina y sin preveerlo, me volvió a deslumbrar haciéndome caer al suelo.

"¿Cree que estoy loco?, doctora" -le dijo sin titubeos a la joven que escuchaba paciente junto a su lecho.

De repente, mis entrañas se me estrujaron por dentro. ¡Mi padre no me veía! ¿Se habría quedado ciego? Pero…, y mi voz, y el perfume que desprendía mi cuerpo, ¿tampoco lo conocía?

¿Qué es lo que está sucediendo?, me pregunté sollozando, comprobando sin creerlo que mi padre aun creía que, tan solo en su recuerdo, le contaba a su hija lo que había visto en sueños. 
María Serralba

jueves, 19 de enero de 2012

On 11:22:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios
De nuevo amigos os presento otro "templo de la lectura". En esta ocasión nos desplazamos a la ciudad de Buenos Aires para entrar en un teatro remodelado donde se da cabida a una de las librerías más bellas del Mundo, la LIBRERIA EL ATENEO.

Los encargados de hacer las obras de remodelación, consideraron oportuno conservar los palcos y butacas originales a fin de darle al ambiente mayor realismo y glamour, y os puedo asegurar que lo consiguieron, no hay más que ver las instantáneas que se acompañan.




En una edificación del año 1919, la Librería EL ATENEO ofrece a lo cientos de curiosos que a diario van a visitarla, una de las sensaciones más gratificantes a la hora de leer un libro y que no es otra, que poder hacerlo sentados en la intimidad de uno de sus palcos y arrellanado en una aterciopelada butaca de primera fila, o bien, disfrutar un sabroso café en la improvisada cafetería y zona de lectura que hace las veces el ámplio escenario arropado por sus cortinajes rojo carmesí.


On 1:06:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios


Hoy voy a presentaros a la Librería MOLIST de la ciudad de La Coruña la cual ha respondido amablemente a mi propuesta de dar a conocer las LIBRERÍAS CON ENCANTO.

Su establecimiento,  podríamos perfectamente confundirlo con la ante sala de nuestro hogar; igual de acogedor y conformistas, lo cual le hace tener un sello de identidad propio. En su interior nadie se ve presionado por nada, ya que el único objetivo que se pretende es dar cabida a todas las mentes inquietas o dicho de otra manera, intrépidos lectores en busca de algo nuevo que les embauque el intelecto.

En su minucioso catálogo podemos encontrar ejemplares de todo tipo, así como participar en su "Club de lectura", pero mejor que sea Mercedes Molist, su propietaria, la que nos explique con sus propias palabras lo que tiene Librería MOLIST que la hace tan especial.

Hola María, disculpa no haberos escrito antes pero es que ando a cien. Respondiendo brevemente a tu pregunta te diré, que especialistas somos en literatura general tanto para adultos como juvenil. Tenemos también una gran sección de literatura infantil, ya que pensamos que los pequeños lectores de hoy son los grandes lectores adultos de mañana.

Los libros de historia, no de novela histórica, que igualmente trabajamos, tienen también lugar de honor en nuestras estanterías. Sobre todo historia antigua y de España, así como de las dos grandes guerras.
En general tenemos un poco de todo y si no disponemos de lo que nos preguntan, lo conseguimos.


Tal vez como curiosidad si que tenemos algo que no tienen otras librerías de la zona: libros antiguos y descatalogados.


Por ejemplo disponemos de parte de la colección Crisolín, de editorial Aguilar; diminutos libros editados en piel y papel biblia de clásicos de todos los tiempos
.

No tan pequeños pero no por eso menos importantes, hay una sección de libros que datan de 1910 en adelante, de temas varios.

Muchas gracias y recibe un abrazo. Mercedes Molist

Dirección:
Avda. de Buenos Aires 5-6 bajo.   Zona Riazor.   La Coruña.   España.
Tf: 981266494   libreriamolist@gmail.com


Gracias amigos por vuestra colaboración y quedáis emplazados en nuestra reseña de LIBRERÍAS CON ENCANTO DEL MUNDO. 

martes, 17 de enero de 2012

On 11:23:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios
El Blog de María Serralba - El recolector de amores
Hoy, que todavía en mi mente retengo el recuerdo de la infancia, quiero contarles una historia que, muy a mi pesar, jamás halló la luz, ni fue contada.

Tendría no más de quince años, cuando inicié mi andadura sin coraza por el tierno camino del amor.

Osado, viril y sin tardanza, me lancé como pez que anhela el agua embravecida al encuentro de doncella que me amara.

Mis pasos, decididos y altaneros, se empezaron a parar cada mañana delante de la verja de un colegio, el mismo, que servía de centro de enseñanza a niñas malcriadas sin provecho.

Hasta los mismos pájaros supieron que, al instante de observar su rostro bello sonreír a la luz del medio día, me vi hincando las rodillas en el suelo, e implorando con fervor que no tenía que surtieran efecto mis plegarias y, que aquella dulce niña mía, me ofreciera su tesoro sin tardanza.

Durante meses los vecinos de la aldea me vieron deambular entre los campos, recogiendo afanoso flores frescas que en mi entorno una bella y florida primavera había esparcido con su manto.

Un anciano del pueblo, un buen día, al verme recogiendo las migajas que el esquivo afecto de esta niña me dejaba cada día en mi hogaza, me dijo con voz profunda y confiada:

-Yo, de ti, muchacho, huiría. La doncella que tus ojos atesoran, y tu cuerpo arremolina cual tormenta a los árboles sus hojas, tiene dueño.

Haciendo caso omiso a sus palabras, tomé el camino de otro pueblo, allí tampoco conocían ni su nombre, aunque todos recordaban muy risueños sus trenzas de cabellos azabache y las cintas que, con lazos de colores, se enlazaban con el suave terciopelo.

Con mi afán de encontrar algún ser vivo que diese respuestas a mis preguntas, anduve bosque adentró, en la penumbra, hasta ver ante mí, casi en ruinas, una casa mostrarse semi oculta.

Toqué a su puerta desconchada en espera de que alguien respondiera, y un sonido sordo de pisadas se oyó al instante tras de ella.

- ¿Quién anda ahí? ¿Quién llama?

La desgana con que fueron pronunciadas las palabras emitidas en susurros, ocultó un timbre de voz casi aniñado, y un rostro sin nombre semi oculto.

Tras el leve sonido de un cerrojo la puerta inició su recorrido, abriéndose ante mí con cierto asombro, el mismo, que en mi rostro fue bruñido, al ver que una dulce y tierna niña sonreía danzando sin decoro sobre el piso.

-¿A quién buscas?

Formuló, entre risas y un resuello, mientras brazos y miradas me esquivaban, y su cuerpo y su talle se elevaba iniciando otro giro de su cuerpo.

Al hablarme, su iris me clavaba, y noté que, sin miedo y sin templanza, esperó, tomándose su tiempo con desgana para ver al sujeto que increpaba.

-A tu hermana -le respondí con atino y con esfuerzo-, la de trenzas de azabache y terciopelos.

-Yo, no tengo hermanas que me cuiden -respondió.

-Entonces... la niña de mis sueños. La que a veces sobrevive en mi memoria y transforma mi vida en un infierno, ¿quién es?

-Quién sabe. Quizás ¿tu hada de lo sueños? La misma que un día invocabas y pediste que, a cambio de tu alma, mantuviese en tu memoria los amores perdidos de tu infancia.

Nada más escuchar su triste cita, me alejé cual corcel a mi morada, donde el cielo de textura algodonada luce libre y reluciente entre colinas.

Mi rostro, de semblante envejecido, se refleja en la patina de un espejo, y mis ojos, a pesar de mis desvelos, todavía rebuscan sin sosiego cicatrices de amor y sufrimiento donde, antaño, solo hubo terciopelos.

El espacio que cubriese ya lejano por un pecho recio, joven y fornido, ahora, luce tedio, triste y malherido, a la espera que otro bello ser medio aniñado, cubra plácido el agujero despoblado de este cálido morir sin ser querido y sentirse despechado.

©María Serralba

domingo, 15 de enero de 2012

On 11:35:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

Sinuoso, cual camino que zigzaguea entre piedras, te encontraste hoy conmigo, parando de un solo tino el reloj de mi existencia.
Tus anillos de Saturno envolvieron con su arena la silueta temblorosa que, sabiéndose tu presa, se arrodillaba ante ti, implorando tu clemencia.
— ¿Por qué me creas tormento? -Te susurré en la penumbra, escuchando sin cesar como tu leve tic tac no cesaba de cambiar los minutos por las horas.
Creyendo verte dudar al transmitir tu respuesta, me permití respirar y alzando bien la cabeza ya te pude contemplar. Lo que vi me sorprendió: en tu rostro de muñeca, tu desdicha y mi condena caminaban de la par como cuerpos de sirenas.
“No rechaces tu destino”, te advertí en un susurro, al tiempo que nubes negras teñían tu suave mundo.
De la noche a la mañana decidiste por los dos, sabiendo que en un segundo, el filo de la guadaña se movería certero hasta alcanzar mi silueta que seguía allí creciendo.
Con las rodillas hincadas en el rudo y frio suelo, te encomendaste a los santos que aparecían expuestos en un viejo pedestal de la iglesia de tu pueblo.
Tu voz, aun aniñada, se elevó hasta los cielos aclamando que, el pecado, se esfumara cual incienso y que aquella agonía pasará sin tu saberlo.
El silencio se rompió con los llantos de sosiego que empezaron a emanar de tus ojos lastimeros. Tu cuerpo, estremecido al notar mis movimientos, me permitió deslizarme hasta encajar en el hueco donde vería la luz sobre aquel bendito suelo.
La vida había ganado de nuevo su limpio juego, despejando tus temores de verte sola ante aquello.
"Un hijo es un milagro - se oyó decir desde el cielo-, y si Dios te ha escogido y tu dijiste sí a ello, sea pues el mismo Dios quien vele hoy de tus sueños, que tú su madre lo harás, con el alma, con el cuerpo y el aire de tus pulmones que te sustenta el aliento".
María Serralba
On 11:34:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Querida Rosalín, amada mía, con pesar y con desgarro hoy te escribo tras la suave celosía que me ofrece mi velo de novia.

Dicen, que me ven bella, que el tocado de mi pelo favorece la pálida apariencia de mi rostro, pero mis ojos, almas gemelas de los tuyos, ya no están vivos.

He pasado todo el día de visitas, pleitesías y otros agasajos que requiere una joven y feliz desposada como yo, pero nadie excepto tú, sabe que trago en silencio esta agonía, que la máscara que envuelve hoy mi dicha es realmente lo que ellos quieren ver.

¿Por qué no he de ser tuya?, vida mía.

El nervioso jugueteo de mis dedos retorciendo los bordados de seda y el encaje del vestido, ya no me proporciona consuelo, sino más bien un grave desatino que temo que muy a mi pesar, de un momento a otro haga que caiga de bruces sin sentido.


Ya se escuchan los primero acordes de mi marcha, y dos toques en la puerta, del padrino -mi padre-, me indican que ya está todo listo; mi futuro marido ha ganado en una misma jugada mi fortuna y a mis padres, sus cartas, falsas lisonjas de amor hacia su hija e imaginarias posesiones.

¿Por qué no he de ser tuya?, amada mía.

El temor me estrangula la garganta bajo el collar de perlas que la envuelve, 
hace que mi pulso se acelere al coger con la mano el bello ramo.

Una última mirada a mi cuarto, donde dejo los despojos de una niña, me hacen acordarme de tu encargo: el lanzar por mi ventana, amada mía, una rosa amarilla de mi ramo.





Llegaré hasta el altar con paso suave, luciendo el candor en mi mirada y en el rostro, la pasión de adolescente de una joven e inocente desposada, aunque el cuerpo de mujer que hoy se mece bajo este corpiño con enaguas, prometa serte fiel hasta la muerte, mi querida Rosalín, mi bien, mi amada.

©María Serralba
On 11:26:00 by MARÍA SERRALBA in ,    Sin comentarios
Hoy contamos con una invitada de honor en nuestra sección de "LIBRERÍAS CON ENCANTO"


Este peculiar establecimiento, ubicado en la zona del Barrio Latino de París, es toda una institución. A pesar de su desfavorecida apariencia, no os engañéis, en su interior alberga lo que cualquier adorador de la palabra escrita gustaría de encontrar, es decir, verdaderas obras de arte dentro de un marco bohemio y acogedor que acrecenta más si cabe su encanto.


James Joyce y Sylvia Beach (1920)

La inexistencia de personal dependiente para atender nuestras solicitudes es otro de los aspectos fuera de lo habitual que le impregna de glamour. Los jóvenes que encuentras deambulando por su interior en sus estrechas galerías abarrotadas de libros sin orden ni concierto, en realidad son estudiantes o voluntarios que, a cambio de cama y desayuno, se pasan el día reorganizando y leyendo sobre el terreno todo aquel laberinto de conocimientos. 

En este local multifuncional, que abrió sus puertas por primera vez en Agosto de 1951 debido a la genialidad de un inglés llamado George Whitman, se puede charlar, mantener una disertación profunda e incluso tomar preferentemente un buen té inglés. Ahora está regentado por Sylvia Beach.


sábado, 14 de enero de 2012

On 12:20:00 by MARÍA SERRALBA   Sin comentarios

JOSUE CEPEDO - Especialista Cirugía Cardiovascular (Miami)

     Maria, curiosos e interesantes temas traes a tu blog. Me gusta leer tus articulos, aunque no cuento con el tiempo necesario para opinar como quisiera. Sobre mi escritorio en casa suelo leer mucho, leo de todo, tengo que leer mucho para mantenerme actualizado en mi profesion. En el hospital corro mucho de sala en sala y paso la mayor parte del tiempo en Salon de Operaciones. Muchas gracias por tus temas. Un placer compartirlos.
On 11:48:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Desde la ciudad de Buenos Aires, nuestra amiga Graciela Schmidt nos hace llegar este entrañable relato al micro espacio "ENTRE AMIGOS". Poseedora de una pluma viva, Graciela nos revela esta impactante y conmovedora historia, la cual quiere que sea compartida con ustedes.

 "Ofrecieron aguardiente a la muerte en la calavera de sus abuelos".

Se levantó de su silla, dio unos pasos, volvió el rostro hacia la amiga diciéndole que regresaría pronto, que sobre la mesa están sus poemas, que los lea si quiere.

Salió, el sol tocaba su cara, no había viento, regresó, entró rápido, preguntado si le gustaron los poemas miraba a su amiga, ésta le dice no haberlos comprendido salvo el último, ese sí, pero los demás...

Piden una gaseosa, ella trata de explicarle sobre lo escrito, toma un párrafo como ejemplo contándole donde dice "busco una cuna para mi hijo" se refiere al alquiler de vientre, tema del cual habían hablado y en cuya primer charla la amiga había dicho entre asombro y desconcierto, que nadie luego de parir va a dar el hijo. Supo ella la sensatez de la expresión, así había decidido ser inseminada con el riesgo de no ganarle al tiempo, batalla considerada victoriosa aun con un sobreviviente.

Sin levantar mucho la mirada, con una voz distinta, con ojos cansados la amiga repite que no comprende los poemas, le dice no haber podido dejar de pensar en eso, que ella la había ayudado en otras batallas que, que.... si quería le ofrecía el vientre para su hijo.

Muda. Ella pensaba como pudo decir que no comprendía sus poemas.

Muda. Se daba cuenta que todo ya habia sido escrito.

Muda. Miraba sus versos más sagrados que las escrituras.

Muda. Sentía el milagro de resucitar a los durmientes.

Muda. Gritando con el alma, ella volvía a la sublime Humanidad.

Muda. Miraba la cuna.
On 11:43:00 by MARÍA SERRALBA   Sin comentarios
Creo, amigos, que, en este caso, sobran las palabras. Les invito a que lean este bello y desgarrador relato que un amigo ha querido compartir en "SECRETOS DE ESCRITORIO".

Estimada María, mi nombre es Vladimiro y soy español. Me gustaría aprovechar su espacio para compartir con todos ustedes mi historia, la cual escribo día tras día en la sencilla mesa que, a modo de escritorio, hice que me instalaran en mi habitación, de la cual no salgo desde hace años aquejado de una enfermedad.

Cuando mi padre me puso al nacer el nombre de Vladimiro, en honor de su ferviente ídolo político Vladímir Ilich Uliánov "Lening", nada hizo sospechar que aquel acto fortuito podría marcar el rumbo de mi vida.

Al desencadenarse la Guerra Civil en España, como sabrán, muchos niños fuimos separados de nuestras familias y alejados de las zonas en conflicto para salvar nuestras vidas, yo fui uno de ellos. Aunque un tanto mayor con respecto al resto, a pesar de contar apenas catorce años, fui enviado a Rusia junto a otros tantos niños y niñas que estaban en la misma situación que yo. Nuestra llegada al "país de las nieves eternas" como empezamos a llamar a aquel inhóspito lugar, donde ni la lengua ni la cultura era parecida a la nuestra, fue toda una aventura, alojándonos a nuestra llegada en un lugar más parecido a un palacio que a una casa. Lo primero que nos sorprendió, fue que muchos de nosotros nunca habíamos visto una biblioteca, y mucho menos como aquella, donde cientos de libros con preciosas encuadernaciones, se apilaban unos junto a otros a la espera de que alguien les echara una ojeada. Al principio nos pusieron profesores de lengua castellana y tuvimos clases diarias en las que se leía como librillo de prácticas a los grandes de la literatura española como: Francisco de Quevedo, Garcilaso de la Vega o Calderón de la Barca entre otros, los cuales habían viajado con nosotros, envueltos en papel de estraza, dentro de las maletas de nuestros profesores españoles. Al cabo de un año, ya empezábamos a leer un poco en ruso y a los dos años, todos sabíamos hablar perfectamente aquella extraña lengua, lo cual hizo que nuestros maestros españoles ya no fuesen necesarios y regresaran a sus ciudades de origen. ¡Ya somos rusos!, nos dijimos, aunque seguíamos echando mucho de menos a nuestros familiares y amigos.

En Rusia di mi primer beso a una chica, conocí el amor, y terminé casándome con una muchacha bilbaína de la cual tengo un hijo que se llama igual que yo, Vladimir y que ahora vive allí, en Moscú. Rusia me dio cultura, amor y esperanza, consiguiendo alcanzar una carrera de ingeniería que en mi país nunca hubiera sido posible bajo la precaria situación social y sobre todo, económica en la que vivían mis padres.

Pasaron veintidós largos años y a los 36 de edad volví hecho un hombre de nuevo a mi país y a mi cuidad natal. Nada y todo había cambiado. Todavía recuerdo el cortejo de bienvenida en la estación; mis padres -casi unos ancianos-, mi hermano -al cual no conocía debido a que nacería algunos años después que yo partiera-, y ningún amigo de la infancia, todos habían desaparecido o fallecido debido a la guerra. Después de aclimatar mis ojos a los colores de la primavera y mi piel, al calor del sol del medio día de mi tierra, al fin pude conseguir sentirme de nuevo en casa, a pesar de ello, todavía hoy, a mis 90 años, en ocasiones me pongo a leer sobre mi escritorio los viejos libros en ruso de tapas descoloridas que pude traerme entre mi escaso equipaje, como un preciado tesoro. El oler sus hojas trae a mi mente los recuerdos de aquella época, de aquel lugar y la añoranza de mis padres, cuyo amor por mí fue tan grande que prefirieron alejarme de su lado para que yo pudiera tener una vida, una esperanza y un futuro.

Gracias María por brindarme su espacio para contar mi relato y reciba un cordial saludo.

Vladimiro, un niño de la guerra.

sábado, 7 de enero de 2012

On 12:30:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Nos encontramos en época de rebajas y nuestra mente de forma autómata, sin que nadie le haya dicho ni enseñado que debe hacer, procesa los pensamientos que van enfocados a conseguir lo mejor al menor costo posible pero..., y en la vida, ¿hacemos también lo mismo?, es decir, ¿nos esforzamos en conseguir lo mejor evitando provocar a los demás el mínimo dolor posible?, ¿nos esforzamos en llevar hacia delante nuestras cargas procurando echarle una mano al que no puede sólo con las suyas?...

La vida también es como un gran almacén, donde en lugar de artículos sobre un stand, lo que nos ofrece al alcance de la mano, son retos a los cuales debemos enfrentarnos con distinto grado de optimismo (descuentos) y así hacer más livianos los obstáculos.

Hay personas que siempre buscan la etiqueta del 80% en todo, es decir, la del mínimo esfuerzo y con ella pretenden obtener lo mismo que el que utiliza la del 10% y se deja el 70% restante para dosificarlo en otras compras. También los hay contemplativos; esos son los que asqueados de la vida, se pasean por los pasillos de las tiendas en busca de nada, disfrutando al ver como los demás siguen luchando por sus metas y objetivos y en espera de que alguna migaja de éstos les llegue en su largo recorrido. Para estos no hay etiqueta de descuento que sea la adecuada, según sus teorías, todas están mal rotuladas y siempre encuentran algún error en lo adquirido.Ç

Las rebajas de la vida quizás sean las más duraderas y conflictivas. En ellas, también vale el madrugar dos horas antes para conseguir llegar a tu objetivo antes de que lleguen los demás y sobre todo llevar calzado cómodo, ya que se suelen hacer pesadas caminatas, pero a pesar de ello, mi consejo es no desfallecer y seguir buscando el artículo que, por su precio y calidad, se ajuste a nuestras posibilidades.

Aviso importante: a veces, el “comprar por comprar” (envidiar/avariciar) puede provocar agujeros (rupturas) en nuestro bolsillo (relaciones) por donde veremos perder los ahorros (sentimientos/relaciones) de toda una vida sin llegar nunca a recuperarlos nuevamente.

Un consejo de amiga: ser prudentes en vuestras compras de rebajas y hacerlo siempre con cabeza y siempre, volver a casa con algún detalle para un ser querido, ello os hará sentiros menos culpables de vuestro despilfarro.

María Serralba

viernes, 6 de enero de 2012

On 12:37:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Permitidme amigos que para iniciar con buen pie el año, os invite a leer una de mis pequeñas joyas de "LA TRASTIENDA", la cual atesoraba para momento como estos, donde la imaginación se niega a hacer su aparición y tan solo queda rebuscar en el baúl de los recuerdos. Leyéndola, me hace revivir aquellos instantes donde la pluma y la mente iban de la mano impulsadas por los sentimientos, unos sentimientos ajenos y bellos que me inspiraron a crear un mundo mágico y etéreo entre mi genio de la fantasía y yo.



<Querido genio imaginario, siento lo mismo que tú, cuando dices que ese pequeño mundo donde ambos nos envolvimos con rimas y prosas siempre sería nuestro. Lo cierto es que nunca imaginé que pudiera existir nada igual hasta que pasé a su interior y tras mover algunos libros te descubrí allí, tal como eras, incluso me aventuraría a decir, que te ayude en cierta medida a que tú también te descubrieras a ti mismo, muy a mi pesar, ya que ese hecho fue lo que aceleró tu partida.

Desde ese día, me conformé en deambular entre los anaqueles de las estanterías, rebuscando aquí y allá algo a lo que aferrarte para que no te desvanecieras de mi memoria, pero mis temores y mis dudas me traicionaron en el intento, logrando tan solo conservar tu etérea imagen en mis pensamientos por unos instantes, los mismos que iban tiñendo de lágrimas la letra pulcra y clara que trazaba mi pluma y que terminó por convertirlo todo en espesa bruma al cerrar tras de ti la puerta de nuestra trastienda por última vez.

       ¿Qué locura había hecho? -me pregunté una y mil veces al recordar, cuando ignorante, no quise escuchar tus consejos. ¿Por qué no dejé todo de lado y di el paso al vacio? ¿Indecisión?, ¿miedo a lo desconocido?

     El transcurrir del tiempo ha respondido por nosotros a todas esas preguntas y a ese gran enigma que en tantas ocasiones nos habíamos planteado en silencio: ¿habría llegado a convertirse nuestra historia en una gran historia?

     Al fin, yo sí encontré respuestas a mis preguntas, quedando atrapadas entre los libros que día tras día y a pesar del tiempo trascurrido, tú me habías ido deslizando por la rendija de la desvencijada puerta de mi buhardilla, con una anotación que decía: "estos son mis favoritos". De tu paradero, nunca más supe, ya que los años de silencio que nos separaron me cubrieron por entero de guirnaldas de pesares y desdichas, de noches de lunas viudas de un sol que ya no brillaba en mi ventana y de mustias campanillas que afloraban a doquier en mi jardín, pero al igual que las páginas de un libro que han de ser pasadas de derecha a izquierda para desvelar su trama, la vida siguió su camino para esclarecer nuestros destinos.

Una vez las cosas en su sitio -como tú bien me dijiste-, aunque para mí nunca llegaron a variar de lugar, marqué el punto y seguido de mi existencia y te dije: "te echo mucho de menos", no al genio ni al duende, ni al ser que con su mente había dado sentido a mi Universo, sino a las explosiones de ideas de nuestros retos literarios, a los matices de colores en los renglones torcidos de nuestra imaginación y a los susurros que envolvían las palabras de cada uno de nuestros versos en el eco adormecido de aquellos momentos.

Querido genio, ha pasado mucho tiempo desde aquello y ahora quizás ya no necesite de tu ingenio para crear un soneto, pero quiero que sepas, que aún te sigo queriendo>.
On 12:35:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Esta poesía se la dedico a aquellas personas que encuentran a la media naranja en la red y de la noche a la mañana la pierden.


Te filtraste en mi vida cual corriente  que emana de tus labios risa fresca, arrastrando mi cordura entre las gentes que en el facebook nos ocultan sus rarezas.
El sentirte mirando mi pantalla me creó tal abismo en mis cimientos, que fundiste con tus ojos la ventana por la cual mi pudor salió huyendo mostrándome ante ti abandonada.
¿Cómo quieres que cese este calvario si tu aliento me requiebra a cada estrofa, el mismo que a mi rostro ha sonrojado cuando, dicho de paso y sin cuidado, te ofreciste para vernos unas horas?
Si al decirme “te quiero”, era cierto y a tu pecho llegaron mis palabras, ¿por qué razón apagaste la pantalla y dejaste de vivir ese momento destrozando sin piedad mis esperanzas?
Ojalá algún día este tormento se ciña cual serpiente a tu garganta y te haga sentir el sufrimiento que sentí como chica despechada, al perderte en la red junto a lo nuestro.
                                            María Serralba

jueves, 5 de enero de 2012

On 12:42:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Todavía recuerdo cual aventura, cuando junto a dos magos seguí la duna entre arenas doradas y sol ardiente, mi camello dormía soñando fuentes.

Anduvimos mil días y mil mañanas zozobrando entre estrellas que nos miraban,
preguntando a los vientos,¿dónde está el niño?, pero no hubo respuesta a nuestros gritos.
Durante todo ese tiempo y sin tardanza, una mula cansada tumbaba panza en un viejo pesebre desvencijado, donde una doncella y bien amado escondían el fruto ya madurado.

Cuando el manto del cielo todo cubría, una estela de luces cruzó la Vïa y sus blancos destellos sin fin lucía como crin de corceles de fantasía.

Tras la bella señal, nuestros ojos al cielo se alzaron pasmados a tal revuelo, esperando encontrar algo divino que aclarase al Mundo lo sucedido.

Y fue tal el destello que vislumbramos, que postró de rodillas un viejo Mago y detrás fue el siguiente y yo el tercero y los tres veneramos a aquel carnero.

Sin palabras rezamos muy para dentro, mientras uno por uno le fue ofreciendo, temblorosas las manos por la alegría, un poquito de Oro, Incienso y Mirra.

Cuando al fin reanudamos nuestro camino, me llevé en el recuerdo a aquel chiquito, con mirada inocente de gran ternura, que aclaró en silencio todas mis dudas.

Estas son las reseñas de un viejo Mago, que siguió a un lucero sin astrolabio.
On 12:39:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Aquí os traslado una nueva inserción para el micro espacio "ENTRE AMIGOS" y esta vez nos llega de la mano de Mariano Beltrá desde Novelda (Alicante). Una hermosa felicitación la cual quiere hacer extensa a todos vosotros.

      Llega un nuevo tiempo de esperanza, las puertas del 2011 se cierran, y vemos un halo de luz que asoma y brilla desde fuera, que abre nuestras puertas, es un nuevo espacio que invadirá nuestras vidas durante 366 días. Deseo que se hagan realidad tus sueños, que los recuerdos perduren en ti, y que la dimensión del tiempo te de una nueva oportunidad para amar a la vida. Que tengas un 2012 que colme lo que realmente quieres y deseas.

  Un afectuoso saludo de Mariano Beltrá Alted.

martes, 3 de enero de 2012

On 12:47:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios

Querido duende, ¿sabrías guardarme un secreto?... cada vez que llega la Navidad me acuerdo mucho de tí.


   El anochecer, había impregnado con su silencio la calle, ya era hora de irse a la cama, así que me arropé entre las sábanas y cerré los ojos. El suave murmullo del tráfico me fue llegando cada vez más lejano a través del cristal de mi ventana; para aquel entonces ya había perdido la consciencia y me sumergí, abandonada de temores y pesares, en un lánguido sueño, el mismo donde tú aparecías y me sonreías, y así pasaron las horas y despuntó el nuevo día y con él, la ilusión renovada de buscar bajo mi sencillo árbol de Navidad de seis bolas y dos guirnaldas de colores, si este año los Reyes Magos habían tenido tiempo y me habían dejado algún regalo.

   Todavía con la vista nublada por el sueño, me envolví en mi bata, me calcé rápidamente las zapatillas y me dirigí en dos zancadas a donde mi árbol me esperaba silencioso, hogareño y misterioso como siempre. Rebusqué con mis manos torpes bajo sus ramas, pero allí no había nada; un año más los Reyes Magos se habían olvidado de mí. Con lágrimas en los ojos, respiré profundamente y me conformé pensando que quizás, mi regalo de ese año había ido a parar a otro hogar donde se le esperaba con más ilusión que yo, así que me quedé allí sentada sobre la alfombra, contemplando embelesada la intermitencia de sus luces. Las fiestas había pasado y de nuevo todo volvería a su estado original, pero... ¿porqué yo sentía todavía dentro de mí el espíritu de la Navidad?

   En una bolsa, fui recogiendo las luces, las bolas y los adornos de mi árbol; al año siguiente esos mismos adornos volverían a colocarse en el mismo lugar y sus brillos y reflejos de mil colores, me alegrarían nuevamente mis días, pero de repente, mi pié tropezó con algo. Un pequeño paquete, adornado con un precioso lazo de organdí, se había colado debajo de mi sofá como por arte de magia. ¿Será para mí?, me pregunté mientras miraba a mi alrededor en busca de alguien que repentinamente pudiera salir a reclamarlo a sabiendas que allí solamente estaba yo, así que con la excitación que embarga a cualquiera que va a destapar un anónimo regalo, me dispuse a deshacer lentamente el lazo y posteriormente el envoltorio que lo cubría. De su interior, apareció un diminuto papel ante mí. Al principio no supe que hacer, pero al fin me atreví a desplegar la nota y leer lo que decía.

"La ilusión no tiene cuerpo ni medida, tan solo se siente y se atesora"

   De nuevo, mi duende había venido a verme por Navidad y me había regalado lo único que ni los Reyes Magos ni nadie sabía que necesitaba y que no era otra cosa que la ilusión por la vida.

lunes, 2 de enero de 2012

On 12:50:00 by MARÍA SERRALBA in    Sin comentarios
Os invito a continuar esta carta a S.S.M.M. los Reyes Magos, estoy segura que se os habrá ocurrido muchos más colores que añadir, si es así, hacerlo.



Queridos Reyes Magos:

Como dicen algunos que he sido un niña buena, permitirme que a pesar de ser adulto, recurra a vuestra incansable bondad para enviaros mi carta de petición, como cada año, llena de esperanza e ilusión. Me conformaría tan solo con que me pusiérais una paleta de pintor, así podría impregnar con cada pincelada, todo aquello que ha perdido su color original en este mundo mágico y maravilloso que se ha creado a nuestro alrededor.

El azul, lo emplearía en pintar un cielo a los que siempre están en penumbra.

El amarillo, para pintar el sol a los sin techo y que no pasasen frío en Invierno.

Y un arco iris para los que no pueden ver más allá de ellos mismos.

¡Ah!, se me olvidaba, también una esponja para limpiar la sangre de los inocentes y con ella pintar un enorme corazón rojo, para los que todavía no han aprendido a amar a los demás.

Gracias Reyes Magos por existir y hacer realidad la ilusión de niños y grandes.